viernes, 13 de noviembre de 2015

Los colores de una sombra

Hoy tuve un sueño extrañísimo que terminó en un abrupto despertar. No recuerdo en qué momento me dormí, creo que aún hablaba con Rogelio y de repente, el sueño completo y las 6:30am: se escuchaba la regadera. 
En mi sueño estaba Tavo, mi mejor amigo de la adolescencia (y mi primer crush que me friendzoneó). Tavo se convirtió en el típico abogado regio matrimoniado rayado. Así es, todo ese montón de adjetivos son él ahora, son el cliché perfecto del regio tradicional, futbolero e incluso desconsiderado con el otro, eso sí, por sus fotos de facebook se ve buen padre. 
El chiste es que en mi sueño éramos adultos y en nuestra juventud nos habíamos acostado y al parecer yo había abortado un hijo suyo de tal manera de que él se encargó de que pasaran los años, me viniera a ciudad de México y después le dijera a toda la comunidad cercana -sus padres, mis padres, etc- que yo le había quitado un hijo. Fue mega raro porque en mi sueño yo regresaba a Monterrey y todos lo sabían y me juzgaban y me hacían llorar. 
Y Tavo no era ese chavito buena onda que vivía a tres casas de mi casa, el que me enseñó a jugar Mario Bros, el que me besó estando borracho y el que me ayudó a super a Ray (el primer novio que me puso el cuerno y también su mejor amigo). 

Fue un sueño bien raro porque hace mucho que no pienso en Tavo. O sea, de verdad su forma de hacerse adulto me molesta, lo leo en Facebook y quiero borrarlo, peor también no lo hago porque #nostalgiadeloquenofue. Horrible. 

Aún busco el significado de mi sueño, porque aparte la sentí como pesadilla. 

1 comentario:

Lucresio Craso dijo...

me gusto esto, tal vez estabas protagonisando con tu avatar de sueño la historia de alguien mas, tal vez alguien te estaba usando para mirar la escena desde lejos, sip, y como termino todo? no hubo el continuara en otro sueño,

Adiós a la serotonina

Quisiera no haberte escrito poemas feos si como quiera te ibas a ir.