lunes, 29 de abril de 2013

Cabeza de radio

Tuve un sueño muy extraño esta mañana, digo esta mañana porque ya había sonado la alarma de las 6:00am. Debía levantarme pero en vez de ponerle otros 5 minutos más, apagué la alarma y volví a quedarme dormida. En esa dormitada que duró unos 16 minutos para ser exactos, soñé que iba a un concierto, estilo tocada: poca gente, bandas independientes, acercamiento con los integrantes, etc. Estaba muy contenta en el lugar cuando anuncian que la siguiente banda es RADIOHEAD. Así es querido lector, Radiohead en una "tocada" (Algo así como The whitest boy alive en el Garage ¿lo recuerdan?). Los escuché muy emocionada mientras la mayoría de los visitantes no prestaban mucha atención a la música. De repente, no sé cómo, me acerqué a Jonny Greenwood, estaba sentado cruzado de piernas pues ya habían terminado de tocar, y me puse a platicar con él con mi inglés mocho. Curiosamente en mi sueño lo hablaba mejor que en la vida real. Es muy simpático Greenwood, al menos en mi sueño lo fue. Le platiqué de biblionautas, de mi trabajo, de lo mucho que me gustaba su música y él me platicó de Radiohead, su vida, sus gustos. 
Luego, me di cuenta que en realidad la gente iba a votar por las bandas que habían tocado y alcancé a escuchar a un ex alumno decir: yo le doy 3 estrellas (de 5, así como en goodreads). Rápidamente me levanté, me disculpé con Jonny y me dirigí a propinarle tremendo chingazo. Ahí me desperté. 
Y vine a escribirlo a mi blog porque creo que es digno de escribirlo. Qué bonito sueño, les dejo un video:


jueves, 11 de abril de 2013

Posición de loto

Es mentira que todos nacemos iguales.
Si yo fuera igual que tú
y mi corazón fuera el mismo que tú 
y mis ojos los mismos que tú
y mi boca como tú
mis dientes como tú
mis manos, 
mis pies, 
mi camino, 
mi estabilidad mental
si toda yo fuera como tú,
yo
yo 
unidos 
sin espacios
ni escaleras
ni tapujos
u horizontes
si yo fuera igual que tú
tú serías a todas horas
el que llorara
el que llamara cuando las voces no se han ido
el que no encuentra fin
ni principio
el que camina mirando al piso
el que discute con su madre
y se ríe con su padre.
Si yo fuera como tú, 
y mi corazón fuera el mismo que tú
cuál discusión interminable.




Nota: Pero no somos iguales, mi cuerpo no equivale al tuyo y mis palabras no serán nunca como las tuyas. Nunca serás como yo porque una como yo es suficiente, suficiente es este cuerpo enfermo. Enmendado y roto. Nunca serás como yo porque no lo has intentado. Nunca. 




lunes, 1 de abril de 2013

Regalo

Tengo un poema escondido en mis manos,
si lo abres despacito probablemente no se rompa,
sin embargo, ambos sabemos que los poemas son vulnerables.
Tanto tiempo que han sufrido, llorado,
tanto tiempo ignorados.

Por eso no abro las manos.

Por eso no me suelto,
ni hago como que lo dejo ir.
Yo sé que parecen palomas blancas
y si abriera lentamente las manos
saldrían volando y llevarían mensajes
(o no)

Me inclino más por el no.
Mis poemas no llegarían lejos
tienen las alas quebradas
y les faltan vocales,
además
están llenos de lugares comunes
algunos incluso no son blancos
son tan oscuros que no se ven de noche.

En realidad son aves de mal agüero
y lo único que pueden predecir es
la guerra.

Por eso no abro las manos,
porque sé que vendrán algunos hombres
y me culparán de las muertes que he causado.

La peor poeta sería,
ya los oigo.

Tengo un poema escondido entre mis manos
si lo abres despacito probablemente no se rompa.





Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.