viernes, 22 de julio de 2016

But if your life is such a big fucking joke why should I care?

En situaciones pasadas, te hubiera dicho que sí. Que nos viéramos y recordáramos que antes éramos dos y que la vida tenía sentido y razón y que nos sobra mucho tiempo. 

Pero admítelo, ya somos adultos y no estoy para tus pendejadas. 

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.