jueves, 23 de octubre de 2014

Llorar de verdad

La noche le cae a este país cada tanto
y los pasos de sus hijos casi no se escuchan, 
se los han llevado
(porque pueden 
porque creen que no somos la isla
y en nosotros no hay tesoro escondido)

Les diré que se equivocan, 
que en nuestros rezos hay palabras que se quedan
y va tomando forma
hasta ser el enunciado que le dé fin a la injusticia.





No hay comentarios:

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...