martes, 22 de agosto de 2017

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad.
No me quiero mover.
Como cuando un gato te elige
te observa y se sienta en tu regazo 
y tú, tú optas por quedarte estático
por no molestar la decisión del animal
él tan cómodo y tú
con las piernas dormidas
incómoda
pero feliz
pero adolorida
pero feliz.
Ese es el estado de las cosas
como Samoilovich también le llamo ansiedad perfecta
estupor
abandono a ti
en espera de algo
no sabemos qué
pero mientras quietecita.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Por favor, we, dedícate a otra cosa, we.

Escritura automática sobre el amor culero que te tengo

Dicen mis amigos que en realidad no me gustas tanto,  que no estoy enamorada,  que es sólo una obsesión,  una necedad,  una chiflazón...