viernes, 9 de diciembre de 2016

Contacto de legado

Primero fueron tus manos,
luego los sueños que tejieron.
también las historias
y los poemas
y los lugares de la ciudad que fuimos encontrando juntos.

Atravesamos por cariños a oscuras,
sonrisas en silencio
Fuimos otros para terminar guerras
y posibles contactos cuando la muerte nos llamara

¿Dónde nos olvidamos hasta no reconocernos?

Al final, quedaron las cenizas de los sueños a los que les prendimos fuego.
Velas apagadas
Muebles rasgados por los gatos
Comida echada a perder

Al final
¿Quién de nosotros reconocerá lo que está ya perdido?

No hay comentarios:

Escritura automática sobre el amor culero que te tengo

Dicen mis amigos que en realidad no me gustas tanto,  que no estoy enamorada,  que es sólo una obsesión,  una necedad,  una chiflazón...