sábado, 26 de abril de 2008

Conor Oberst en el Café Iguana


















Estaba recordando una de mis entradas pasadas... Sabía que el Dios Pollo lo cumpliría.

Fue el primer día de mi vida.

Es antes de Connor y después de Connor

No hay comentarios:

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.