martes, 15 de octubre de 2013

De cuando aún falta mucho por hacer

siempre me pongo nostálgica en la víspera de mi cumpleaños. ustedes ya lo saben si es que me han leído conforme los años. o, tal vez no lo sepan (porque no eres el ombligo del mundo, alejandra)
me reclamo en silencio un poco, a veces mucho cuando son las 10pm y aún tengo mucho por hacer mientras procrastino en facebook o en blogger o en tumblr o en cualquier red social que se me aparezca para decirme que de aquí no vas a salir, alejandra, si no escribes de una buena vez.  
creo que he tenido una semana muy pesada. muy, muy, muy pesada. en parte fue divertida porque hacer cosas con biblionautas o en el colegio es bonito en parte no. a veces me ofusco porque las cosas no salen como espero o porque algún adolescente se niega a entender que lo quiero y que en el fondo deseo lo mejor para él y que esto es probablemente la ofuscación propia de una viejita. ni siquiera sé si así se escribe ofuscación. 
a veces estoy increíblemente enamorada de la vida, de todo. a veces siento esas hormigas (no mariposas) en la panza que me pican (porque son de las rojas) y me dicen: escríbele un poema, alejandra. un bonito poema, aunque sea un poema, escribe un poema. no puedo. a un año sigo sin seguir. 
a lo mejor no entiendo que estas palabras no van a salir nunca y como dice julio si alguna vez empezó es porque tenía que acabar y una ni en cuenta, eh.
estoy en huelga. no cumplí los 25 propósitos. dejaré un rato las mayúsculas porque estas son el cabello largo de mis textos. 

3 comentarios:

Nicolás Díaz dijo...

Un amigo agarró la costumbre de escribir en su teléfono y ahora escribe más, y más seguido. Ya no tiene que esperarse a abrir la laptop, o buscar la libreta o sentarse a pensar qué escribir, lo hace en el momento que le pega la gana durante el día. Podría servir.

Bel dijo...

Apenas te iba a preguntar: ¿dónde quedaron las mayúsculas? Pero ya vi.

Esta frustración nos ocurre a todos los que queremos escribir. Mi frustración es que escribo, escribo y escribo, porque de eso se trata mi trabajo, y me gusta mucho, pero por lo general son cosas que no tienen sentido para mí, o sea no estoy escribiendo lo que quiero. Y al final del día, en lugar de ponerme a escribir lo que quiero, me pongo a facebookear, a pinterestear, a 9gagear o lo que sea (procrastinar, como dices tú).

Bueno, el punto es: eres como 7 años más joven, así que no te frustres (tanto) porque te vas a dar cuenta de que cuando tengas 30 o más vas a seguir teniendo frustraciones, y que no vas a poder cumplir todos tus propósitos, pero sí una buena parte.

Y la verdad, con lo que te conozco, creo que vas a cumplir la mayoría :)

Por cierto, está bueno el consejo del comentario de arriba.

¡Saludos!

moscardon diesel dijo...

se escribe cuando no hay otra opción, no hay porqué culparse.

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...