miércoles, 9 de enero de 2013

Candy crush saga

Los años nuevos siempre llegan con esta vibra de Yo voy a cambiar, no voy a ser la misma de antes. Pero si nos ponemos a analizar a consciencia, siempre somos los mismos. 

Por eso seguimos hasta el fondo del hoyo. 

Porque una no puede ser diferente.

Y cuando aprendamos a aceptarnos a nosotros mismos, el año nuevo comenzará a tener fechas inolvidables, más que esos días donde sólo juegas Candy Crush Saga. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tenía mucho sin entrar a leer tu blog, pero sigues escribiendo igual de bonito. Me transmites melancolía, como si estar roto (espero que eso no se lea mal) esté bien, no sé, me gusta. :)

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...