domingo, 19 de febrero de 2012

Domingo

Sinceramente, 

me dan ganas de llorar cuando entra el séptimo día.

¿cómo puede ser tan soleado cuando precede la cárcel de la cotidianidad? 

No hay comentarios:

¿Te acuerdas que nos queríamos mucho?

¿Y nos burlábamos de nosotros mismos por querernos mucho? Y pensábamos, va, vamos a querernos mucho para romper este mundo. Rompe...