sábado, 2 de abril de 2011

Mariposas amarillas Mauricio Babilonia

Logré que al menos una alumna terminara de leer, en segundo de secundaria, Cien años de soledad. Yo no recuerdo haber leído Cien años de soledad en esa época, creo que lo leí hasta la facultad. La mitad de mis alumnos han avanzado hasta el capítulo décimo lo que me provoca una de esas satisfacciones que no sé qué. Hace días escuchamos "Macondo" de Óscar Chávez y todos nos sentíamos rete-culturosos porque entendíamos las referencias y así. El miércoles tendremos una charla "literaria" con la inspectora y pues todos, incluyéndome, andamos como contentos de que sean tomadas en cuenta nuestras lecturas, mis chicos buscarán qué libro comentar y qué otras peticiones podemos hacer.

Ayer, en la entrega de calificaciones, una mamá me dijo "Mi hijo se expresa muy bien de usted".  Ese mismo alumno me había comentado un día antes "usted es la única que ha hecho cosas trascendentes para la escuela, o al menos la única que conozco"

Por cierto, ya tenemos 200 libros en nuestra pequeña biblioteca, hace unos días nos llegó un paquete del Fondo de Cultura Económica y otro paquete de un papá caritativo. 


No sé, me siento bien.

1 comentario:

Niña Monstruo dijo...

que bonito alejandra. me quiero regresar a secu pa ser tu alumna.

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...