lunes, 14 de marzo de 2011

Pobrecita habladora

Nadie quiere traicionar lo que es o lo que sueña que es. Tampoco deseas traicionar al otro, al que amas, al que cuidas o quizás aquél con el que mantienes tu promesa, tu compromiso. 
A veces creo que somos un intento, héroes a medias, propósitos entrecortados. No hemos salvado a nadie, mucho menos a ese que nos mira en el espejo. 
¿La verdad? la verdad es cuando herimos al otro, cuando nuestro dedo aplasta la llaga y maneja los cordeles. Esa es la verdad. 

Somos asesinos de sueños y libertades, nos apoderamos de ellos, nos los tragamos vivos. Nadie nos reconoce porque tenemos miedo.

[de mi diario personal, 22 de enero]

1 comentario:

el aguijon del moscardon diesel dijo...

interesante punto de vista, nunca lo había visto así, me aclaras muchas cosas.

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...