miércoles, 9 de marzo de 2011

Monterrey modelo para armar #3527

Cuando tratamos de unir piezas que nos recuerdan a otra ciudad, recogemos lo bonito, lo soleado. Yo no conozco muchos lugares (excepto los de tu corazón y los del mío que es tuyo) por eso mi parámetro es esta pinche ciudad. Méndiga mendiga, ¿A quién mendiga la pobrecita? Y pienso: a todos nos faltan, a veces, árboles o flores amarillas. Aunque, por otro lado, a veces, muchas veces de hecho, nos sobran sombras. Algunos podemos ser luz, pero pecaría de soberbia creerme tal, porque más que luz mayormente terminamos siendo sólo puntos negros. Por cierto, las sombras comen gente, las sombras tienen muchos kilometros de tristezas, errores y a veces dinero. Creo que los que queremos ser luz somos como niños huérfanos o barquitos abandonados o enamorados con corazón roto o abejitas en busca de flores. O quién sabe, tal vez ni existimos.

(transcripción de mi diario personal, el de verdad)

2 comentarios:

Caracola Mágica dijo...

Haz escrito algo que hoy me toca.
Gracias.

el aguijon del moscardon diesel dijo...

bello texto. en ocasiones nos desarmamos, pero necesitamos luz para rehacernos.

Asertividad

A ver, así al chile ya dime si vas a querer o se lo echamos a los perros que se lo traguen todito que se embriaguen en él y se re...