viernes, 8 de octubre de 2010

Sobre la realidad



Quizá desde mi mundo perfecto, no parece este un blog comprometido con mi entorno, sino con lo que siento. Todo esto tiene un tono semi-narcisista, lo sé. Pero, sucede que a veces todo ese mundo perfecto se rompe, y como el cuento del señor de porcelana, uno se convierte en pedacitos y pedacitos que no sabes cómo recoger. 

Hace dos días murió una chica de mi edad en un tiroteo en el centro de la ciudad. Al parecer un hombre con arma larga estaba entre la multitud y una camioneta negra se detuvo entre las dos PRINCIPALES calles de la ciudad, a la hora pico (esa hora en que todos salen de trabajar, de la escuela, de los negocios) y esa camioneta comenzó a disparar y ella murió en el fuego cruzado. Muchos heridos, ella muerta. Mi querido Lalo subió un vídeo que me pareció perfecto para definir lo que siento, no me es indiferente a mí tampoco, sentí tanta tristeza, enojo, impotencia. Una chica universitaria, estudiante de artes visuales, una chica como yo, comos muchos de nosotros. No le tocaba, no tiene porque tocarle a nadie. A nadie. 

Le puse que me gustaba en youtube y una persona decidió escribir: "A nadie nos es indiferente pero no hay mucho que podamos hacer, ni levantándonos en armas, ni manifestando, ni exigiendo la renuncia de Medina vamos a solucionarlo, lo único que podemos hacer es esperar a que pase y que en el inter no nos toque ser víctimas" No le escribí nada por ahí, prefiero hacerlo acá. 

No estoy de acuerdo y no estoy de acuerdo. Ese tipo de comentarios me dan más tristeza aun porque incluso Lalo hizo algo, hizo un vídeo. ¡Hay mucho que podemos hacer! no es necesario una revolución, es necesario hablar, exigir. Porque más que nuestro derecho es nuestra obligación. Existen muchísimos jóvenes que piensan igual, que se la pasan diciendo que no se puede hacer nada y viven en su pequeño mundo perfecto/emo/rebelde. No hacen nada y no aportan nada. ¿Qué hacer? Conocer, leer, enseñar, pasar la voz, criticar. Somos jóvenes y estamos aquí para eso.

Cuando me pregunto qué puedo hacer yo, creo que desde eso momento hago algo, no estoy dando por sentado que soy una perfecta inútil. Y enseño, y voy a Biblionautas, a la comunidad de García, donde veo niñitos con muchas carencias y trato, de verdad trato, de no dejar que ellos sean uno más del crimen organizado, platico con chicos, medianos y grandes. Les hablo de hechos. Paso la voz. Uso twitter, facebook, blogspot porque creo que así puedo ser leída por alguna persona lejana que conocerá nuestra triste situación, que verá que Monterrey está en crisis, que nos están matando y nosotros no tenemos la culpa. Que si Calderón anda diciendo que estamos bien, no es cierto. La ciudad está militarizada y como quiera, a nosotros, la gente, los civiles nos están matando. No está funcionando. 

Tengo miedo, todos tenemos, pero no tampoco diré que me mantendré a la guardia mientras pase, eso es de cobardes y yo no soy una cobarde. Tengo fe en que las palabras también pueden movilizarnos, activarnos y quitar el prejuicio de que nuestra generación no sabe hacer nada y se mantiene apática, emo y ridícula. 

Yo no quiero quebrarme en pedacitos como hace dos días, ni tampoco quiero que si me pasa algo digan: "pues cuando te toca te toca". Porque a nadie debería tocarnos, nada más porque a una bola de pendejos se le ocurrió utilizarnos como ambiente en una escena de estilo daño colateral.

La palabra, escribir, ayudar, pasar la voz, criticar, exigir, subir vídeos a youtube, llevar veladoras al centro de Morelos, informar a los niños, enseñar literatura, enseñar con nuestras actitudes, tener ética, eso es hacer algo, al que diga que no se puede hacer nada es porque él no puede hacer nada, pero nosotros sí.

7 comentarios:

Caracola Mágica dijo...

Pamela casi llora hoy. Yo lloré anoche. Y me sentí tan rabiosa que me descargué con alguien, sólo porque no vive aquí, en el miedo. Sólo porque quiso jugar a la semántica. Que "maten" a una chica no es lo mismo que "se muriera", lo sé. Pero como quiera es mierda. A mí ya me cansaron todos los malabares de palabras, conceptos y semántica que se puedan hacer para analizar lo que pasa aquí, en esta tierra que me adoptó y que quiero tanto. Me cansa la gente idiota que quiere responder con violencia, que quiere pactar con el narco, que quiere sólo sentirse derrotada, que quiere aplaudir la guerra, la que dice que "uno tiene la culpa por no cuidarse". Maldita sea, uno podría ir por allí con el derecho de pastorear gansos sin tener que preocuparse por las balas. Me cansa la gente que dice que nada se puede hacer o la que se burla de que te importe el mundo, de que te duela y te tacha de chillón, alarmista, sensiblero. Vamos a seguir trabajando, Ale. Pero además hay que hacer constar que repudiamos estos actos, que sentimos rabia y que queremos no morir cuando regresamos de la escuela, pero que todavía tenemos esperanza. Pamela y yo haremos algo, mañana te platico, por si quieres acompañarnos. Ya oigo decir que no sirve de nada, pero me da igual. Es mejor oír que te digan eso que escuchar sentado en casa las balas y los helicópteros.

Jos� Luis dijo...

He leído la reflexión de Chiquita Violenta y el comentario de Caracola Mágica y estoy profundamente conmovido por sus palabras. Una reflexión profunda y valiente sobre los tiempos que corren y la manera de enfrentarlos. El trabajo que ustedes realizan lo valoro muchísimo, aunque no se los diga. Estoy seguro que su contribución es valiosa para que algún día nuestro entorno sea más habitable. Coincido con las dos en que cada quien puede contribuir desde sus espacios a generar una cultura distinta, donde la violencia no sea la forma de dirimir las diferencias o alcanzar objetivos. Me siento honrado de conocerlas.

pamela_jt dijo...

Si Ale, ya estamos fraguando un proyectillo luego te lo platicamos. Algo se pude hacer, algo se debe hacer. Todo eso que aprendemos en la escuela tiene aplicación ,justamente en este momento. No hay que dejarlo pasar.

Dalina dijo...

Es como lo que les digo que piensa Saramago, chicas: aunque sepamos que el mundo es inmutable, lo que nos hace diferentes, finalmente, es actuar como si en nuestras manos estuviera cambiarlo. Y yo también estoy muy triste porque, aunque suene viejita, los que tenemos cierta edad, parece que también perdimos el miedo, pues lo bailado ya nadie nos lo quita. Pero pienso en ustedes y en mi hija y me lleno de terror.
¿Tenemos que esperar, como dice Brecht,a que vengan por nosotros para hacer algo?... entonces, ¿podremos?

el aguijon del moscardon diesel dijo...

estoy de acuerdo contigo, deben existir acciones que cambien la situación, o que den una oportunidad de cambiarlas, de lo contrario todo empeora.

los valores que realmente sirven están invertidos, la manera de acabar con eso es con el ejemplo.

Lina dijo...

Chiquita:
Leo y me siento orgullosa de ti. Por que sé que si tu haces algo, yo hago algo, y alguien hace algo, haremos de esta tierra un lugar mas habitable.
La violencia no es la solución, encerrarnos tampoco.
Ella estaba en el lugar correcto al momento correcto ¿Por que habría de temerle al centro de monterrey? ¿Por que diablos?
Tenía la edad de todos. Era del 89, era de la UANL, era de Nuevo León.
Ella eras tu, era mi hija, era mi madre y mi hermana. Ella era yo.
Y vaya. Escribir en un blog no va a hacer mucha diferencia para los de arriba, ellos andan con escoltas y mamadas asi y nosotros ¿Que tenemos? A Lucila Quintanilla le quedaron sus diseños, sus fotos, sus loquefueraquehiciera, si un día me toca, dejaré mis poemas, mi libreta de pensamientos random, mi diario, y mi blog.
Ella sin duda, como nosotras, amó con todas sus fuerzas, soñó con toda el alma, fue hipócrita una que otra vez, pero obvio, ERA HUMANA.
Y hoy que me pasé por Morelos, hicieron del lugar no un homenaje, sino un centro de evangelización y eso me hizo sentir triste. Ya no hablan de Lucy, hablan de religiones, sectas o como quieran llamarlas.
"Cree en Dios"-dice alguien afuera de la plaza de la tecnología. Yo creo, ella creía lo puedo asegurar, pero ya no piensan en ella. No la mencionaron ni una sola vez y me dio pena.
Y ojo, no quiero decir que creer en Dios, o pertenecer a alguna religión sea malo, pero ¿Que pasa? Por que no hablar de la inseguridad, organizar proyectos ciudadanos, en vez de dejarle todo a Dios? Nos dio la oportunidad de elegir y nosotros le decimos que haga nuestro jale?
No es justo, ni para lucy, ni para ti, ni para Caracola, o Pamela o José y cualquier persona que firme acá.
Yo hago lo mío: Tengo miedo, pero no lo demuestro. Por que la madre de lucy fue muy directa al decir "Prefiero vivir 5 minutos libre a toda una vida esclavizada" AMÉN por eso.
Saludos y cariños.
Gracias por permitirnos firmar.

Alberto Cancio García dijo...

Casi no puedo creer lo que leo... Menuda juventud preciosa hay por aquí...

Ojalá en España hubiera la mitad de conciencia.

:)

La ansiedad perfecta

se quiere, no se sabe muy bien qué y no hay en este sentimiento abandono, debilidad, languidez: es la ansiedad perfecta Daniel Sa...