jueves, 28 de octubre de 2010

Cotidianeidades


Hoy salí al descanso porque me tocaba guardia y había un cielo perfecto, nubes, frío, aire y lluvia. Todo ahí recopilado y luego estos muchachos haciéndome reir. 


Me pregunto cuál es la labor del maestro, cómo lograr un equilibrio entre poder reírte libremente con tu alumno y a la vez mantener un perfil de respeto. Cómo hacer confianza, cómo no hacerla, como decir malas palabras en frente de ellos, como contarles tu vida, tus modos, tus aretes en la lengua ¿Hasta dónde puede llegar el maestro?

Recuerdo esas preguntas en alguna clase de Dalina, pero no recuerdo qué respondí.

martes, 19 de octubre de 2010

22

Hace días cumplí 22 años, menuda edad. Escucho a Cortázar, me levanto y caigo. Me caigo y levanto. Aquí seguimos, con la esperanza en las manos, con tanta cosa que queremos lograr. Como sea, sigo siendo la misma niña de hace ya unos años. Me gusta ser una niña, así no dejo pasar por alto los sueños.

viernes, 8 de octubre de 2010

Sobre la realidad



Quizá desde mi mundo perfecto, no parece este un blog comprometido con mi entorno, sino con lo que siento. Todo esto tiene un tono semi-narcisista, lo sé. Pero, sucede que a veces todo ese mundo perfecto se rompe, y como el cuento del señor de porcelana, uno se convierte en pedacitos y pedacitos que no sabes cómo recoger. 

Hace dos días murió una chica de mi edad en un tiroteo en el centro de la ciudad. Al parecer un hombre con arma larga estaba entre la multitud y una camioneta negra se detuvo entre las dos PRINCIPALES calles de la ciudad, a la hora pico (esa hora en que todos salen de trabajar, de la escuela, de los negocios) y esa camioneta comenzó a disparar y ella murió en el fuego cruzado. Muchos heridos, ella muerta. Mi querido Lalo subió un vídeo que me pareció perfecto para definir lo que siento, no me es indiferente a mí tampoco, sentí tanta tristeza, enojo, impotencia. Una chica universitaria, estudiante de artes visuales, una chica como yo, comos muchos de nosotros. No le tocaba, no tiene porque tocarle a nadie. A nadie. 

Le puse que me gustaba en youtube y una persona decidió escribir: "A nadie nos es indiferente pero no hay mucho que podamos hacer, ni levantándonos en armas, ni manifestando, ni exigiendo la renuncia de Medina vamos a solucionarlo, lo único que podemos hacer es esperar a que pase y que en el inter no nos toque ser víctimas" No le escribí nada por ahí, prefiero hacerlo acá. 

No estoy de acuerdo y no estoy de acuerdo. Ese tipo de comentarios me dan más tristeza aun porque incluso Lalo hizo algo, hizo un vídeo. ¡Hay mucho que podemos hacer! no es necesario una revolución, es necesario hablar, exigir. Porque más que nuestro derecho es nuestra obligación. Existen muchísimos jóvenes que piensan igual, que se la pasan diciendo que no se puede hacer nada y viven en su pequeño mundo perfecto/emo/rebelde. No hacen nada y no aportan nada. ¿Qué hacer? Conocer, leer, enseñar, pasar la voz, criticar. Somos jóvenes y estamos aquí para eso.

Cuando me pregunto qué puedo hacer yo, creo que desde eso momento hago algo, no estoy dando por sentado que soy una perfecta inútil. Y enseño, y voy a Biblionautas, a la comunidad de García, donde veo niñitos con muchas carencias y trato, de verdad trato, de no dejar que ellos sean uno más del crimen organizado, platico con chicos, medianos y grandes. Les hablo de hechos. Paso la voz. Uso twitter, facebook, blogspot porque creo que así puedo ser leída por alguna persona lejana que conocerá nuestra triste situación, que verá que Monterrey está en crisis, que nos están matando y nosotros no tenemos la culpa. Que si Calderón anda diciendo que estamos bien, no es cierto. La ciudad está militarizada y como quiera, a nosotros, la gente, los civiles nos están matando. No está funcionando. 

Tengo miedo, todos tenemos, pero no tampoco diré que me mantendré a la guardia mientras pase, eso es de cobardes y yo no soy una cobarde. Tengo fe en que las palabras también pueden movilizarnos, activarnos y quitar el prejuicio de que nuestra generación no sabe hacer nada y se mantiene apática, emo y ridícula. 

Yo no quiero quebrarme en pedacitos como hace dos días, ni tampoco quiero que si me pasa algo digan: "pues cuando te toca te toca". Porque a nadie debería tocarnos, nada más porque a una bola de pendejos se le ocurrió utilizarnos como ambiente en una escena de estilo daño colateral.

La palabra, escribir, ayudar, pasar la voz, criticar, exigir, subir vídeos a youtube, llevar veladoras al centro de Morelos, informar a los niños, enseñar literatura, enseñar con nuestras actitudes, tener ética, eso es hacer algo, al que diga que no se puede hacer nada es porque él no puede hacer nada, pero nosotros sí.

lunes, 4 de octubre de 2010

Bonito

Y que ya tengo trabajo.

Y me gusta mucho, aunque sea mal pagado y delante, a lado del pizarrón. Me gustó el lunes poético con muchachos de 15 años.

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.