martes, 28 de septiembre de 2010

Random

A veces pienso en las implicaciones de escribir, sobretodo en la internet. Pienso que debería haber un compromiso del que escribe con el gran vacío que es la internet. Saber que algún día, algún día, muy lejano, un chico pondrá "pendejadas" en google y después de navegar entre olas y olas de "pendejadas" encontrará una entrada de tu Blog. Entender eso es comprometerte a divertir y confrontar con "buenas" ideas a tu lector. 
Pensaba esto porque siempre escribo de cosas que no benefician en ningún sentido al crecimiento intelectual y cultural de mis lectores. Hablar de Literatura, música, religión, política. ¿Eso hace falta?
La verdad, siento que necesito abordar más la situación del estado de Nuevo León. Pero no lo siento como compromiso, sino como necesidad. Algo en mí tiene miedo y rabia, estoy harta. Estoy harta que (insertar aquí todas las muertes, desapariciones, secuestros que han ocurrido)

Estoy harta y no sé por dónde empezar. 

1 comentario:

Akasius: dijo...

es natural ese miedo, digo, no creo que alguien llegue realmente a acostumbrarse a este estado critico de depresión-alerta-desesperación, por más que paresa. Yo se bien que todo estamos hartos, pero alzar la voz y morir bajo plomo? Eso ya es decisión de cada quien, digo hay muchas cosas que podemos hacer, pero no todas pueden parar todo lo que ocurre. Hacer conciencia? no es nuestra responsabilidad, pero cuando la necesidad llama es entonces que debemos actuar. Haz lo que tengas y creas, pero sobre todo lo que sientas que debes de hacer, epro recuerda que sola nunca puedes, asi que pues podemos empezar por la gente que piensa aunque sea parecido a nosotros ¿no lo crees?
Pasando a lo del Internet, es muy cierto e inevitable, Internet 75% pornografía 10% Facebook "ocio mood" y si bien nos va entre 10% de espacio cultural, en fin así pasa.. ¿Que pasa con el otro cinco por ciento restante? No se tal vez sea tímido y se esconde :)
jajaja saludos y continua escribiendo lo que sientes, es lo importante :)

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...