lunes, 6 de septiembre de 2010

¿Hacia dónde voy?

Esta es una de esas preguntas que te obligan a hacerte todos esos libros de superación personal. Y tal vez, yo no tengo derecho alguno a preguntármela sin haber leído uno, o sin haberlos consultado para que me asesoren en mi camino y en mis ideas y en mis estupideces. 

Antes de irme a Buenos Aires, no pensaba en nada más, sólo en irme lejos porque eso siempre sirve, siempre funciona huir de tus responsabilidades y pensar que eres otra, porque nadie te conoce, porque nadie sabe que eres de Monterrey y todos los días alguien muere o alguien pierde su trabajo. 

Como ya regresé, necesito plantearme de vuelta qué voy a hacer con estos días. Eso me frustra mucho porque hay una serie de hechos en mi vida actualmente que me ponen muy nerviosa. No sé hacia dónde me dirijo, casi nunca lo he sabido. Menos con este título de licenciatura encima. 
La verdad a nadie le importa mucho lo que estudio o para qué sirve. O al menos contestarme los mails diciéndome que no me pueden contratar porque soy una neófita en el tema. Nadie me contesta mis correos porque ni siquiera eso merezco. 

Estoy triste de nuevo, no me gusta vivir aquí, no me gusta que nadie me contrate, no me gusta levantarme y sentirme desperdiciada. 



5 comentarios:

Eduardo Arredondo dijo...

Bienvenida al club de los olvidados Alejandra, estaba viendo una pelicula de esa domingueras sin sentido y dice un personaje, "los grandes son llamados" espera la llamada. Mientras tanto siempre hay call centers.

Loshermanoscaramelo dijo...

hey cheer up!!! lo peor que puedes hacer es agüadarte, no?

el aguijon del moscardon diesel dijo...

el asunto es posible que no cambie, creo que lo mejor es crear tu propia, empresa no esperar a que alguien te de un trabajo. lo digo por experiencia propia, es un poco mas complicado, pero mas satisfactorio.

C.M. dijo...

El comentario de Lalo es a la vez irónico y lamentable… y es que cuando entras (bien lo notaste) te das cuenta que es una licenciatura de resistencia, sobre todo considerando tu contexto geográfico: una ciudad que no da un paso para preocuparse por la educación y la lectura (ya no digamos la literatura). Y esto lo digo considerando la existencia de todas las personas a las que sí les importa pero que son una minoría… y lo sabemos porque alguien tuvo que ponernos enfrente un libro. Alguna referencia de algún lado… no lo sé.
Yo puedo darte razones que intenten hacerte sentir no-desperdiciada pero aparte de que no sé qué tan válidas son para ti creo que las tienes… en fin Ale, ánimos que como quiera puedes defenderte.

A 80 cm del piso dijo...

Aquí, en mi ciudad, es un lunes triste, lluvioso, el Sol no se deja ver, no entra por la ventana de mi oficina y no me caliente. Es un lunes para el olvido, después de un fin de semana horrible. Yo también estoy triste, tampoco quiero vivir acá, me quiero ir lejos a ver si me puedo encontrar conmigo misma.
Un beso grande.

Crush

Asomarme en ti para saber si estás o si te has ido y quién sabe quizás nos podamos sentar juntos un rato dos horas una semana   ...