domingo, 4 de julio de 2010

Yo sé que no lo leerás (Me caga el análisis del discurso)

Nadie como yo puede librarse del egocentrismo, nadie. La verdad siempre quiero que hablen de mí, ser el centro de atención y que todos vean lo que pienso mediante este blog. Uy sí, soy bien egocéntrica, tanto que cuando quiero llorar no lloro y cuando no quiero llorar lloro para que la gente vea que sufro, como precious. 

A decir verdad, estoy cansada, cansada de llevar a cuestas cosas sin importancia y dar todo un discurso cuando pido perdón. Nadie necesita dar un discurso cuando pide perdón, debería ser sólo: "Perdón por ser así, pero no quiero discutir más" Así todos los problemas se resolverían y zaz, olvidado todo: sonrisas sonrisas. Y los problemas del mundo resueltos, la mala ortografía, la escasez de lectura en México, el huracán Alex y los fans de Eclipse resueltos diciendo: Perdón, no tengo ortografía, no me gusta leer, soy un huracán feroz que inundo casa y además fan de Eclipse, pero olvidémoslo, no quiero discutir más. Mejor ver pa' adelante que pa' atras. Y el poco entendimiento de la oración, la carencia de dicción y sentido crítico, las casas destrozadas y la ñoñez de Eclipse, pimponpapas: olvidadas.

¿Qué diría Van Dijk de una oración así? "Perdón, pero..." si pero viene siendo el que indica que el significado del enunciado al que precede es opuesto o contrario al significado de otro anterior, ¿qué? corta de tajo el perdón para quedarse en todo lo que el pero diga... 
Me molesta un poco esto del análisis del discurso, porque luego uno no puede andar escuchando disculpas, todas las ve tan poco sinceras, tan: yo te doy por tu lado porque eres medio exagerada, pero linda :)

Como quiera, con todo y las fake apologies ¿lo bailado quién te lo quita? La risas, el llanto, lo olvidado, lo dejado, lo pocomeimporta, lo mevaleverga, el queellamehable, la faltadeti, el pimpompapas enmascarado... es decir, uno siempre termina sintiéndose el culpable, aunque otro se disculpe. Uno es el culpable, el asesino, el malpadre, el malhermano, el yolacagué.

Por eso digo yo que es bien importante chutarse los libros de Van Dijk, para saber cuando las disculpas no son sinceras o de a tiro, hacerse pendeja y pensar con el corazón. O mejor aún ser muy egocéntrica y enojarse por mensadas que, como eres egocéntrica, no notas que son mensadas. Así, el enojo irá perdiendo valor hasta no recordarse y pimpompapas, olvidado.


3 comentarios:

el aguijon del moscardon diesel dijo...

yo si lo leí... siempre te leo

Loshermanoscaramelo dijo...

cuando pido perdón, no incluyo un pero.

Lina dijo...

Cuando pido perdón, hago sentir al otro culpable, hasta que consigo una disculpa épica.
Y si siempre hya un "yolacagué" y un "mevaleverga" es por que siempre debe haber exprimidores y naranjas, Querida Alejandra.

Saludos.

¿Te acuerdas que nos queríamos mucho?

¿Y nos burlábamos de nosotros mismos por querernos mucho? Y pensábamos, va, vamos a querernos mucho para romper este mundo. Rompe...