viernes, 8 de enero de 2010

Léase en silencio

(Cuando las sombras de la noche

invadan las puertas,

tomaré tus besos y los llevaré conmigo)

El poema, va entre paréntesis

el paréntesis entre mi suelta lengua

y uno que otro largo silencio

que sale sólo de tu noche.

(Como debe ser,

los cargaré conmigo, cuando viaje hasta donde puedo viajar

y los pies me tiemblen de cansancio y vida)

Y te regalaré en diciembre el paréntesis.

porque se te anidan las décadas en tus fríos,

la lengua suelta y el silencio,

se incorporarán solos,

como siempre lo han estado haciendo.

4 comentarios:

C.M. dijo...

El último, ¿cierto?
Los demás los fui leyendo en voz alta, y cuando llegue a ese me callé.

Loshermanoscaramelo dijo...

siempre me he querido aventar desde un edificio también, desnudo y con unas alas bien elaboradas, para que piensen los de abajo que era un angel que se quedó dormido o al que le dio un infarto.


ya te envíe el paquete con Mireya. me dices cuando te llegue. :)

Memorias Educadas dijo...

Considero que no me gustaría recibir un poema como estos jamás. Me moriría de alegría y tristeza al mismo tiempo.
Yo prefiero estrellarme contra un muro en Constitución.

Anónimo dijo...

a mi me gusta como escribes (:
Saludos!

Escritura automática sobre el amor culero que te tengo

Dicen mis amigos que en realidad no me gustas tanto,  que no estoy enamorada,  que es sólo una obsesión,  una necedad,  una chiflazón...