lunes, 21 de diciembre de 2009

SEM. DE LITERATURA MEXICANA CONTEMPORANEA: 55

Tengo una materia reprobada. Es verdad, no quería tocar el tema, sin embargo estoy pasando desde hace días una crisis extraña que me ataca desde hace meses, quizá años. No sé a dónde voy, no sé dónde he estado y tampoco sé qué haré en este momento. Sí, con mi vida. Me refiero a mi vida estudiantil, económica y social. Si he sobrevivido a mis ataques de histeria muda es porque a veces me basta estar media hora conversando telefónicamente con Rogelio y pensar que no todo puede irse a la borda. No todo puede irse a la borda, pero hay muchas cosas que caen y no flotan, se van directo al fondo del gran océano llamado mediocridad, sopor, apatía, etc.

Reprobé el seminario probablemente porque mis trabajos con el maestro Marco apestan. Pero es lo que obtienes cuando tu clase apesta: Trabajos apestosos. Dejando de lado eso, la materia es muy bonita y leí mucho. Sin la ayuda de mi maestro, sobreviví a la generación del Crack, al neobarroco mexicano, a la ironía y a la literatura femenina. Saqué un bonito 55, pero me merecía un 38 según los maestros que después revisaron mis trabajos. Es verdad, sí mis notas eran parcas y a lo mejor sosas (probablemente traeran un corazoncito a lado de "Rogelio" o unos cuantos versos amorosos) no tenía nada que escribir, no aprendí nada en el salón de clases, a excepción que el freaky del salón, sí tú amigo, sí, parece hijo de otra maestra y se perturba muy fácilmente.

Nunca había sacado un 55. Nunca me había quejado de una calificación y nunca había pedido revisión. Sentí vergüenza un poco, no quería que nadie viera mi poca sofisticación para hablar de Nadie me verá llorar de Cristina Rivera Garza o El complot de los románticos de Carmen Boullosa o mis tontos argumentos sobre Fadaneli o Serna. De verdad esos trabajos no merecían revisión por otro maestro que no fuera Marco. ¿Por qué? Porque un maestro que maneja una clase mocha, aburrida, sin argumentos, sin orden, sin nada de nada, no tiene porque exigir eso en las reseñas y trabajos finales. Menos cuando entregas tu programa de materia a mitad del semestre. Me molesta que al final del semestre crea que puede moverse con la vara de la justicia cuando apestas como docente.

Si traje esto a este blog fue porque Hugo me hizo escribir sobre sentirse mal a veces y no poder evitarlo. Y porque quería explicarle que a veces no soy tan lista, no soy lo que aparento. (que según él me veo lista, pero yo creo que no) El reprobar una materia no me hace sentir mal, en realidad lo que no quiero es volver a llevarla (los seminarios se repiten, no se presentan) menos con ese maestro. El semestre entrante no terminaré mi carrera, tendré que alargarla otro semestre, eso también me deprime. Me quiero ir de ahí pronto. Aunado a eso: mi madre y mi padre. Eso es simple, son papas y poco entienden del trámite burocrático universitario, para ellos soy una inversión (muy mala al aceptar esta carrera) y pensaban que dejarían de invertir pronto, lamentablemente falta un servicio social y una materia recorrida. Ah, sí: tampoco tengo trabajo. Es diciembre y diciembre me deprime. Precisamente porque es ese mes que me hace ver hacia atrás, ver lo que he construido y ver que nada he hecho.

Todo suena feito, pero pasa. Afortunadamente, encontrarte a ti me hizo mucho bien. Este año me hizo bien sólo por eso. O sea, entre todos los escombros estás tú. Pero de eso no hablaré en esta entrada porque el chiste es ver lo deprimente que es ser estudiante de letras, aunque siendo estudiante de letras te encontré.

3 comentarios:

..MaFeR.. dijo...

Sabes, creo que entiendo tu sentir. Me ha pasado muchas veces, no se como es que "camino" tanto y al darme cuenta sigo parada en el mismo punto..pensar en todo lo que no logramos a pesar de soportar lo insoportable, los esfuerzos y las luchas es frustrante, sin embargo piensa que es algo que mientras mas rapido brinques mejor, no te lo toparas nunca más.
afortunadamente te falta muy poco, y mas adelante veras que esto es como una oportunidad de encontrarle gusto a lo nefasto!!
saludos y suerte!

..MaFeR.. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
C.M. dijo...

Es muy cierto eso que dices sobre diciembre y volver hacia atrás. Duele.

Pero ánimos Ale, francamente no creo que seas de las personas que pueden decir "nada he hecho".

Aparte, siempre me has dicho que Marco no vale la pena, ¿cierto?

Adiós a la serotonina

Quisiera no haberte escrito poemas feos si como quiera te ibas a ir.