jueves, 3 de diciembre de 2009

#Odiofinaldesemestre

Sabrán que esta manera -poco profesional- de publicar mis "netos" (de neta) pensamientos no logrará que mi estatus escritural sobresalga de entre las vastas personalidades que hay en el mundo intelectual y bohemio; Sin embargo hoy entregué mi trabajo No me preguntes cómo pasa el tiempo, José Emilio Pacheco (le quería poner No le preguntes a Pacheco cómo pasa el tiempo porque no te contestará, pero el otro suena "más poético" o más: noséquétituloponerleamiensayo) y quería compartírselos. ¡No el trabajo completo, claro! Se me duermen en la tercera línea, tenía en mente una sinópsis.

Según yo quería plantear el concepto de tiempo que marca el poeta en contraste con el concepto de la filosofía, principalmente: Aristóteles (En su Física) y Bertrand Russell (ja-ja en su ABC de la Relatividad) Ambos con un amplio margen de ideas que nada tienen que ver unas con las otras; pero yo no sé mucho de eso porque no leo mucha filosofía en su sentido estricto(menos cuando tengo chorrocientosmil trabajos que le debo a mi maestro de Literatura Mexicana Contemporánea)

En fin, terminé mi trabajo de 10 cuartillas y lo iba leyendo camino a la Capilla Alfonsina -No me quedó taaan mal- pensé. Leí poco de Russell porque Francisco me lo prestó unos dos días antes, lo único que pude comprar de mi tonta teoría, es que en la poesía los conceptos básicos, que llamaré "de la naturaleza" pueden pasar entre las piernas. La poesía es entonces, un arrebato de todo, de ideas que llegan solitas, sip. Pero sí, no me quedó taaan mal. Me gusta lo que planteaba Russell sobre el observador, eso fue la columna vertebral de mi trabajo. José Emilio Pacheco es como su propio observador ¿no?

Llegué con Subjetivita y dijo que mi trabajo sobre La Oración del 9 de febrero estaba muy bien hecho y que sólo necesitaba argumentar un poco más el concepto de recuerdo. Y yo puse cara O_O (extrañada) porque hace tiempo que perdí la fe en mí para hacer trabajos y/o ensayos (sobretodo con aquellos maestros que nunca los revisan y te dicen que tú eres la mala alumna, no él el mal maestro) Dijo que también el trabajo de Omar Lara tenía ciertas faltas de puntuación (6) sin embargo, la manera en que yo veía la poesía de dicho autor estaba muy bien sustentada. ¡Zaz! No me lo esperaba. Como que me animó un poco el día. Porque en estas épocas siempre caigo en depresión estudiantil (Me la paso pensando que llevo 9 semestres en la carrera de Letras Mexicanas y me pasó dormida todo-todo)

Esta depresión estudiantil siempre me llega cuando leo algo bien chido, cosa curiosa ¿no? Ahora estoy presentando esta entrada y creo que seguir escribiendo aquí es lo único que me queda. Y eso me vuelve a deprimir. Equis.

A mis lectores fantasmas, sólo una recomendación, con eso de que estoy leyendo algo bien chido, mi recomendación de la semana es El complot de los Románticos de Carmen Boullosa, ¡ay! está bien divertirrico el libro. Nunca había leído esa manera de narrar en una mujer y me encanta. Yo creo que es pura envidia cuando la leo. Tiene una mezcla de burla que no suelo notar en las mujeres, como que si se divierte (esto lo digo en contraposición de Nadie me verá llorar de Cristina Rivera Garza, que siempre está medio acongojada por todo) y no sé, tengo sentimientos encontrados cuando la leo, me muero de risa por un lado por sus ocurrencias y por otro, bueno, por otro equis.

No sé a dónde quiero llegar con esta entrada. El chiste es que ya mero termino con mis trabajos finales.

6 comentarios:

Loshermanoscaramelo dijo...

hey, eres una genio, a qué le tiras. que no te sorprenda eso de los maestros.

eres tan lista que de seguro cuando frotan una lámpara, sales tu... ya sabes, por genio. :b

tu rum paz!!!

NANO dijo...

.:.

creo que lo divertido sería averiguar qué te hace sentir mejor:


1) Si cuando lees un libro divertido, ó,

2) Cuando escribes una entrada divertida (como esta),


(Puede haber una tercera opción)


3) Si las dos son positivas,


¿cuál sería la diferencia entre esas dos clases de diversiones?,

la que te deja un buen libro o la del escribir algo "bien chido"...



.:.

elisucha dijo...

En la secu tenía una maestra a la que le decíamos "Avispita" por su cabello.. jaaaaa no sé a quién me recordará..
al menos ya salimos de esta..

Edgar de Merka dijo...

No mames traes algo, definitivamente traes algo.
Amo a tu cerebro!!

Tell dijo...

hola

C.M. dijo...

Ultimamente regreso a tu blog y no veo entrada nueva. Supongo que ya se infiere la razón con lo de los trabajos finales. Espero que estés bien, Ale!

pd. me gustó más el primer título de pacheco

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...