miércoles, 16 de diciembre de 2009

Cuac Cuac


Ahora tengo más tiempo del que quisiera; por eso aparezco en este lugar de vagos pensamientos. Justo ahora estaba recordando mi analogía de los patos. Verán, en el parque Fundidora hay patos, a Rogelio y a mí nos gusta darles de comer por eso a veces llevo galletas. La otra vez les di Triki Trakes y resulta que me atacaron, no sé si fue por el chocolate o por qué rayos. Bueno, no me atacaron, es sólo que llegué a pensar que en cualquier momento el insistente pato (que ya no tenía temor de yo dios) me atacaría y volaría despiadado hacia lo que ahora se convertía en una vulgar mortal. Me seguía y no se detenía y me seguía y me seguía y le dije a Rogelio: ¡Corre!...
Pinche pato.

Bueno, el pato es para mí una gran analogía de ese dicho: "te dan la mano y quieres agarrar la pata" porque uno a veces es buena persona y le lleva galletitas a otras personas, pero ocurre que a veces uno les da Triki Trakes y ¡zaz! no dejan de perseguirte, cuac cuac cuac cuac... Abren sus alas e insisten: cuac cuac cuac cuac hasta que tienes que correr...

Miren a mí si me gustan los patos, no confundan, de hecho me gustan mucho, es sólo que a veces son bien aprovechados y además sí pueden volar.

2 comentarios:

C.M. dijo...

Verás, me es imposible no comentar en esta entrada (en vista de que mi alter-ego es un pato).
Sucede que las triki trakes son unas galletas espantosas. Por eso te persiguió tanto.
Zas, tengo que irme. Saludos.

chica cocodrilo dijo...

Deberían ir al Parque Niños Héroes, ahí hay una manada de patos bien chida, que no son tan acá porque comen lonches de jamón con tomate y son felices, claro que cuidado: si te topas con El padrino.. corre!

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...