miércoles, 14 de octubre de 2009

Lo impredecible o ésta es la vencida

De las líneas de mis manos /y el otrocurso de las tuyas /ya no te he de culpar.

Del instinto suicida que cargo día a día /el arma debajo del saco /la noche en mi ojos

y esa voz infantil pidiendo por su madre:

/No te he de culpar/

No, me lo repito cada mañana /cuando son las 8 30 / y sé que también este sol

y otros me darán la energía suficiente /para saberme ajena al día y la noche /

Extrañar y ser extraña /es normal /como es normal amanecer /en una cama de aburridas sabanas /

de barcas estancadas /en donde amarradas siguen las manos /a la playa de tus ojos.

No tienes la culpa

del dolor catártico /[la soledad que me aterra en sueños y pasados] /

Ahora lo sé / como lo he sabido siempre /

No me dejes:

Sola

1 comentario:

Loshermanoscaramelo dijo...

nunca nadie tiene la culpa, eso siempre dicen.

:)

hey!!!

¿Te acuerdas que nos queríamos mucho?

¿Y nos burlábamos de nosotros mismos por querernos mucho? Y pensábamos, va, vamos a querernos mucho para romper este mundo. Rompe...