miércoles, 28 de octubre de 2009

Pensamientos mañaneros

Me desperté con unas ganas de pelearme con mi mundo (escribir aquí un artículo estilo Vanidades) pero no lo haré; Luego me malinterpretas.

Después de analizar mi vida a los 21 años, creo firmemente que los demonios siempre nos terminan lastimando (sí, los demonios: Esos) se nos montan en la espalda y poco a poco nos van cortando las alas, pero ¡bah! Nadie puede deshacerse de ellos. Nadie ¿Qué haces tú con los tuyos? ¿Cómo los dominas? ¿Cómo los ignoras? Los demonios, a veces también conviven con fantasmas (que no son lo mismo querido lector) Los fantasmas no te hablan tanto, sólo se quedan ahí mirando en silencio, disfrutando del dolor causado.

- ¿Crees que soy una pendeja?
- Bueno, yo creo que más de uno lo cree, pero eso es independiente a lo que termines haciendo y a lo que te hace feliz ahora.

Por mí demonio, arrástrate al infierno. Y tú fantasma atragántate en su silencio. Uno aprende con el tiempo como lidiar con ambos, a verlos con cariño: más al demonio que al fantasma.

domingo, 25 de octubre de 2009

Sobre el retrato de Zoe y otras mentiras

Es así como terminas conquistada, por favor. Tengo muchos poemas que debería modificar, revolver y otros demonios que sistematizar y uno que otro fantasma agobiándome mientras los escribo. Estúpidos y silenciosos fantasmas, cómo matarlos si ya se murieron.


Tú en cambio eres real. Eres real en la medida en que son reales las verdades que nada significan y que junto a esas mentiras significativas como la presencia de Zoe tienen un significado infinitamente más amplio que la verdad más contundente. Ven; no me rechaces tan sólo porque estoy impregnado de aquella ausencia. Ella no es más que un recuerdo que en nada atenta contra nuestro amor. Tu cuerpo tiene la firmeza y la concreción de las cosas aprendidas de memoria, no por un esfuerzo, sino por una costumbre. El de ella era siempre algo ajeno, mancillado por las implicaciones equívocas que de él emanaban; pero que de él emanaban como un perfume. Tenía leyenda. El tuyo tienen más tangibilidad que todos los cuerpos; aquí ahora. No hay duda de él. Es axiomático. La ausencia de Zoe es, por el contrario, totalmente equívoca, llena de problemas que desafían la más amplia longitud de esos conocimientos especialísimos que sólo sirven y no sirven casi nunca, para demostrar hechos tan absolutamente estúpidos como que dos y dos son cuatro o como que el sol sale todas las mañanas a una hora definida. Yo te amo. No me mires así. Yo sé que porque te hablo de ella, el odio de tu cuerpo hacia el de ella se enciende como una hoguera en la noche. Pero no se trata de eso, no se trata de eso para nada. Las suposiciones que nos hacemos acerca de ciertas perfecciones subjetivas no tienen nada que ver con el significado de esa realidad real que todo siempre encierra. Zoe no era perfecta. ¡Si tú supieras! Si tu entendimiento fuera capaz de asimilar el grado superlativo de la falacia que la existencia ambigua de todos los actos de su vida encierra, no me rechazarías como lo haces ahora. Después de todo nosotros habremos salido ganando con su disolución en nuestra memoria. Queda de ella el hueco que su gesto tallaba en el espacio. Anoche me di cuenta de ello cuando vi que el espacio que media entre los dos jarrones chinos, el espacio que ella ocupaba sobre el sofá abullonado color paja, permanece ya inmutable, no vibra ni se convulsiona de exigencias dictadas por un afán de tenerlo todo entre las manos, con la firmeza con que los dedos envuelven la empuñadura de un florete o el grip de una escopeta, y es un espacio nada más, un espacio que alguna vez estuvo ocupado por un hecho de existencia dudosa en el tiempo y que porque ésta era tan dudosa no sirvieron para modificar ni el espacio ni el tiempo en el que discurría. El hecho irreductible en el que venían a parar esas verdades es que al final de las veladas, cuando nos levantábamos de la mesa o cuando nos despedíamos de los anfitriones, no quedaban en los ceniceros los vestigios retorcidos de una pedantería hecha de cigarrillos que olían a carreta de gitano, ni los perfumes ni las imágenes de un esplendor tenazmente calcado de un manierismo inspirado en las más lamentables especulaciones del barroco cinematográfico. Y es que la ausencia de esos cigarrillos con boquilla dorada herían los ceniceros, y la negrura de los gestos no realizados contra los cuadros que pendían de los muros y que así eran recordados —como cosas que ya, en este entonces que lentamente se desvanece como la sombra de un moribundo contra un muro encalado, sólo invocan aquel entonces de su presencia lúcida y unívoca, como la súbita memoria de un sueño que nadie, sino ella, soñó.

Te aburro y te he mantenido insomne con todos estos datos tediosos acerca de Zoe. Si ella nos hubiera escuchado o hubiera adivinado los desvaríos que su recuerdo, la imposibilidad de evocarla con toda claridad, invocan tendrías una justa razón para odiarla. Pero yo estoy aquí, a tu lado, junto a tu cuerpo cuya dulzura me agita y que mis manos desgastan lentamente como la saliva tenaz que afila una golosina ávidamente guardada para mí y para nadie más. Después de todo, los secretos sólo sirven para ser divulgados; máxime cuando los secretos, como las mentiras, nunca resisten el análisis devastador de la mirada interior. La contundencia de ciertos axiomas es la medida de su falacia o de su inefectividad. Tú fumas, sencillamente, cigarrillos con filtro y el espacio que ocupas se desocupa claramente, sin el menor lugar a dudas, cuando ya no te toco, cuando apagas la luz, cuando cierro los ojos, cuando te olvido.

Enciende la luz. Estoy para siempre harto de esas reticencias mujeriles infundadas. No quiero que lo que algún día será tu recuerdo en mi memoria esté sometido a ninguna posibilidad de falacia. Enciende la luz y repíteme tu nombre claramente al oído. Quiero saber quién eres, indudablemente. No quiero que en un entonces que alguna vez vendrá pueda decir que ignoro. ¡Ah, qué bien, qué sabiamente sabes dormir a mi lado y qué grata y concreta me será tu memoria cuando ya te hayas ido!

Yo quiero conocerte ahora como se conoce una montaña y no como se ignora una caverna. Ven, ven aquí junto a mí. Te lo imploro. Ven. Que nunca haya olvido entre tú y yo


Salvador Elizondo

viernes, 23 de octubre de 2009

Primer Mandamiento

Existe el dolor.

[Y me muero de los mismos rostros,
de inseguridades,
de ausencias,
de dolor,
del dolor del amor.

porque la tristeza
también mueve palabras
y
las infinidades del dolor
también nos muerden las manos]

lunes, 19 de octubre de 2009

Tengo 21 años

No crecí un centímetro más, no maduré un kilómetro más, no he hecho cosas que a los 21 años se supone debo haber hecho.

Pero me basta saber que aunque todos tienen su mundo en donde no quepo, ni he cabido, ese mundo que no me comparten, tú vienes de nuevo a compartirme otro completamente diferente planeta.

Mira yo te comparto a Los planetas:








P.D. Gracias a ustedes y a ti. (El Diario, la lámpara, el librote infantil)

viernes, 16 de octubre de 2009

Cumpleaños Total



Yo no sé, dejé que todo se atara sólo. Y se ató. Mañana cumplo 21 años, 21 otoños extraños. Y de repente. (Esa canción Falling into place) Sólo de repente. De repente, como se antoja un dulce, así. No sé que me dan a mí los cumpleaños, siempre salen mal y siempre me deprimen y me causan problemas ontológicos. Sí, ontológicos. Pero dejando de lado que me hago vieja y que no maduro, porque ni fruta ni árbol, siento que puedo estar más tranquila que despierta, más contenta que madura, más amigos, más de tú dos veces multiplicado, más libros mermados. Más no triste, porque también se cansa uno de llorar y de repensar las cosas, de doler el amor. No planeo explicar mi contexto, mi vida, mi realidad. Pero ¡bah! Que no me entiendan, porque de todas maneras. No planeo explicarme. Ahora sólo me queda esperar que amanezca, verme al espejo y saber que sigo aquí, como siguen las piedras en el río. Sigo, porque Mientras la vida no me canse, dejo pasar por mí la vida.

[Ulises Granados:

Hoy abrí el paquete de Fedex. No, no alcancé a estar en casa para recibirlo, pero cuando mi padre me habló al celular y me dijo: "Tienes un paquete" no te imaginas la emoción emoción que pudo sentir ésta Chiquita violenta. Nunca antes nadie me había enviado un paquete, menos con la intención de ser regalo de cumpleaños. Llegué a casa y me comporté como niña en la mañana del 25 de diciembre. Me encanta Monterroso, incluso hoy había comprado un libro de él. Pero más más me gustó tu carta y el poema. Nadie antes me había dado tantas cosas nunca dadas al mismo tiempo.

Gracias, de esas gracias que escuchas de un niño con su nuevo regalo. De verdad pensé que este cumpleaños sería aburrido como siempre lo son, o peor aún, solitario como siempre termina. Pero me basta saber que tengo un paquete, una caja de Cartón, tres libros nuevos, una película graciosa, un disco excelente, una carta a mano y un poema con dedicatoria

Chiquita Violenta]

miércoles, 14 de octubre de 2009

Lo impredecible o ésta es la vencida

De las líneas de mis manos /y el otrocurso de las tuyas /ya no te he de culpar.

Del instinto suicida que cargo día a día /el arma debajo del saco /la noche en mi ojos

y esa voz infantil pidiendo por su madre:

/No te he de culpar/

No, me lo repito cada mañana /cuando son las 8 30 / y sé que también este sol

y otros me darán la energía suficiente /para saberme ajena al día y la noche /

Extrañar y ser extraña /es normal /como es normal amanecer /en una cama de aburridas sabanas /

de barcas estancadas /en donde amarradas siguen las manos /a la playa de tus ojos.

No tienes la culpa

del dolor catártico /[la soledad que me aterra en sueños y pasados] /

Ahora lo sé / como lo he sabido siempre /

No me dejes:

Sola

domingo, 11 de octubre de 2009

Yo, la peor

(Quiero ese libro)

Estoy escribiendo poemasfeos. Pero de todas maneras, quiero el libro de Juanita. SorJuanitaInésdelaCruz. (con sombras necias, con indicios vanos, pues ya en líquido humor viste y tocaste mi corazón deshecho entre tus manos)

Domingo

Estoy en el ombligo de la semana a 19º los cuales, agradezco. Hoy cumple años una de mis mejores amigas, mi compañera de carrera desde hace 4 años a la cual le debo más de mil horas de platicas, más platicas mías que suyas, se las debo como le debo sus consejos y la manera increíble de guardar secretos.

Ayer-hoy tuve un sueño bien curioso. Era una mezcla del Alemán de Historia, mis anécdotas de amores, mis historias sexuales, mis malos ratos, mis enojos con mi madre, mis viajes y mis amigos.


En fin, ya falta una semana. Y no quiero. Quiero que todo lo que me pasa se arregle solo, solito, solo. Que se arregle ya, que todo solo tome su curso. Como debe ser. Y yo mirar y mirar.


jueves, 8 de octubre de 2009

Sobre cumplir años

Me dijo un buen amigo: "Cuando no hay a quién creerle o para dónde hacerte, mira: Tequila y Cheve, corazón" Partiendo de esa premisa, tengo dos opciones que se están manifestando: Este sábado es el "Fiestón Bañao" de Mateo en casa de El Gato Raro. La idea es ir y tomar la iniciativa. De lo que debe ser un Fiestón Bañao [Me gustaría mucho, mucho volver a Zacatecas]

Dentro de dos semanas, mis 21 años. No quiero. Les confesaré que cada cumpleaños que tengo es más triste que el pasado. Por ejemplo, el año anterior fui a una boda. ¡A una boda! [Teniendo por propuesta ir al concierto de MGMT, fui a una boda] Y estuve sentada como moco viendo como todos bailaban con sus parejas, luego llegó un tipo muy guapo a platicar conmigo y resultó que lo había enviado mi primo y en realidad era gay.

El antepasado. Ese me da vergüenza contar... [Digamos que tomé desiciones equivocadas con alcohol encima] Regino, Regino, Regino.

El anteantepasado fue en Yucatán, pero mi celebración hecha en Monterrey terminó con un choqué automovilístico enfrente de mi casa y dos de mis mejores amigos arriba de una Patrulla. Todo esto a raíz de una botella que NO debió ser comprada porque el estúpido de mi ex no se presentó en mi fiesta y me dejó tristemente enamorada.

Así puedo hacer un listado hacia atrás y notaremos mis horrores/horribles recuerdos.

Entonces ¿Qué debo hacer en mi 21º aniversario? ¿Un suicidio en masa? ¿Un "no choqué me chocaron"? ¿Encerrarme de manera "emo" y cortarme las venas?
Yo sólo quiero, como lo he repetido siempre: Tener tu mano así como un sapito contento, El libro de Papeles inesperados de Julio Cortazar, Un pluma que escriba bonito, Rollos para una Polaroid o Rollos en general, Estar contenta por un cumpleaños en mi vida, Cantar en un Karaoke, El demo de Corazón Attack, Una libreta bonita para escribir pendejadas...

Comienza la cuenta regresiva... 17 de Octubre allá vamos.

martes, 6 de octubre de 2009

Hombre I

cuando vengan las lluvias
cuando el invierno me azote con su malla
quiero que estés aquí conmigo
para que me ayudes a leer el libro
de los salmos

cuando se quiebre el mundo
y todos caigamos por la orilla
hacia ninguna parte hacia morir
quiero que estés conmigo
para que me detengas los besos
con tu boca

pero si no puedes estar conmigo
si no puedes llegar si no escuchaste
que yo te llamaba
abriré mi libro paciente
me sentaré a la vera de mí misma
para leer versículo a verso
como limpiar el grano en un pocillo
de peltre feliz
como encender la hoguera
viviendo en cuclillas hasta el final
del tiempo como ahora

pero si puedes
hombre
venir
aquí te espero


Leticia Herrera

sábado, 3 de octubre de 2009

He volvido.

Fui a Zacatecas, allá hacía frío y pude sentirme fría. Mi aura cambió a color azul (equilibrio) y revaloricé a ciertas personas y a ciertas cosas. Además, me leyeron las líneas de la mano y las cartas egipcias. Que cosas, que cosas, que cosas. Total anduve bien checatetodoloastrológico y las coincidencias y el destino y warawaralacuchara. No es que yo crea en esas cosas, como quiera terminaré siendo sólo Yo quién decida que caminos tomar. Mientras tanto tengo: Muchas Fotos. Muchos videos. Nuevos Amigos. Mismos Amigos. Noches de luna. Fantasmas. Muchas Experiencias. Muchas horas de risas. Horas de Lágrimas. Horas de Recuerdos.

Quisiera platicarles qué me decían las cartas, es bien chistoso lo que me dijo. Pero ya es muy chismos este lugar para a parte contarles mi futuro amoroso, mi presente apestoso, mi pasado sin olvidar.

Mucho pedo, ya volví.

Asertividad

A ver, así al chile ya dime si vas a querer o se lo echamos a los perros que se lo traguen todito que se embriaguen en él y se re...