miércoles, 23 de septiembre de 2009

Querida Chiquita:

Perdóname mucho por haberte dejado a la merced de la poesía estos días, perdóname más por el mugrero de ella. Hace unos días me comentaron que eso es tan Out que me busque otras cosas que hacer o que comience a narrar en tercera persona, y sucede que hoy, me levanté a las 6 de la mañana porque querían que fuera a una preparatoria a explicarles de qué trata mi carrera, llegué a las hasta las 8 30 a la facultad porque la lluvia y el frío, tomamos el camioncito a las 9 y llegamos. No hubo mucho éxito, la mayoría de los muchachos prefieren aprender inglés porque así podrán vivir en Estados Unidos y comprarse Lamborginis y mansiones lujosas. Después de bostezar como loca, llegó un muchacho de 16 años diciéndome que él quería ser poeta, lo desanimé citando a Borges: "Ninguna universidad da escritores, menos buenos” agregué. Pero le expliqué que de alguna manera si tenía la vocación y/o el talento la carrera sólo le serviría para pulir lo que hace, “además de eso, puedes hacer otras cosas amigo, como diseñar programas encaminados a la difusión cultural, a la enseñanza de la literatura, dirigir editoriales, escribir en periódicos, revistas, etc.” Silencio de ambos "Pero bueno, la buena redacción no te la enseñan, se aprende conforme las lecturas, podrías hacerlo en casa..." pensé en que debería dejar la escuela y olvidarte "hay compañeros que escriben poesía y ganan premios, no te desanimes, yo lo hago como Hobbie" y puso cara de: vieja loca no te entiendo “por qué como Hobbie” y no supe que decirle y me dio vergüenza confesarle que en estos días ya nadie habla de poesía, porque luego estás en la biblioteca y todos te empiezan a decir que es muy personal, que es como poner los trapitos al aire, que lo de hoy es que el lector se identifique con cuentos y cosas chidas, que Minerva es una subjetivita y que nadie está de acuerdo con que sólo enseñe poesía en la clase del seminario de textos hispanoamericanos contemporáneos. Que eres tan Out.

No lo desanimé, tal vez él será el nuevo Oliverio Girondo y algún día me dedique unas palabras de aliento para mi frustrado trabajo. “Mira, si realmente es tu perfil, sobres, no necesitas de un rigor académico, no todas las veces al menos, trabájalo, desarróllalo, consíguete una beca de CONARTE, asiste a talleres, lee, lee, lee, lee poesía, métetela en las venas, digiérela, vomítala, hazla tuya, déjala ir, busca concursos, etc. Probablemente tú sí tienes talento”

Por eso cuando llegué a casa sentí tristeza por todo, por mí, por mi circunstancia, por tenerte al tanto de mis trapitos, mis tristezas, mis desamores, mi suerte terca. Mi terca terca terca manera de ver la vida.

4 comentarios:

La Espanta Monstruos dijo...

querida chiquita: no soy tu fan!

cornoemplumado dijo...

la poesía out? por qué?

el aguijon del moscardon diesel dijo...

en mi opinión los buenos poetas siempre estarán out y nunca, pero nunca pisarán las universidades (por lo menos como poetas).

es mejor hacer de superhéroe con doble personalidad (bipolar) y ser poeta en la vida sin que nadie se entere.

Memorias Educadas dijo...

Bien dicho todo, todo es bien cierto, de hecho me he empezado a plantear estudiar belleza o enfermería o algo así de práctico y me permita sobrevivir, porque sobreviviendo puedo seguir metida en el mundito que me construí alrededor de los libros. Sigue escribiendo, sigue.

Asertividad

A ver, así al chile ya dime si vas a querer o se lo echamos a los perros que se lo traguen todito que se embriaguen en él y se re...