domingo, 13 de septiembre de 2009

Quehaceres reloaded

Aunque los domingos siempre suelen amanecer tristes, hoy no fue así. Mi padre amaneció mejor y con mejores noticias, debieron ver su cara, hasta parecía más joven; dio las buenas noticias y se fue a comprar el periódico.

Leímos juntos el periódico y se veía mejoradísimo y por fin me di cuenta que este Domingo sería el mejor domingo de muchos domingos pasados.

Me lanzó el discurso de "las cosas siempre pasan por algo" y creo que por fin lo entendí. Me invitó a ver el fútbol y tomarme unas cheves, pero me negué. Le cedí el lugar a mi hermano en el sillón y decidí que debía darle fin a mis pendientes. Aclararlos y terminarlos según sea el tiempo y la dedicación. Primero, lo primero: Hacer una fiesta loca celebrando la vida.

Ayer hice la mía, pero nadie vino. (Me compré un six's y me lo acabé sola escuchando a Gloria Gaynor) En realidad fue bastante divertido no invitar a nadie y terminar leyendo "La muerte del filósofo" y unos poemas de Leticia Herrera.

Entonces, la fiesta de celebración primero, La ponencia para Zacatecas, unas películas sin terminar, unas citas deshechas, trabajos para Marco, Performance, máscaras y tal vez, patinar y aventar a Oliver al pavimento.

3 comentarios:

Acidita dijo...

yo tambien quiero patinar!!

Chiquita Violenta dijo...

Vamos!!!!

Loshermanoscaramelo dijo...

quiza los domingos lo único que necesitan son los hot cakes!!! yumm yumm!!!

y no pasará eso del pavimento, soy intumbable. :b

¿Te acuerdas que nos queríamos mucho?

¿Y nos burlábamos de nosotros mismos por querernos mucho? Y pensábamos, va, vamos a querernos mucho para romper este mundo. Romper el lla...