martes, 1 de septiembre de 2009

Quehaceres 2

Hoy ya pude dormir otro poco, sólo que mi padre puso su alarma y la escuché hasta mi cuarto, 5:20am, se me quedó el sueño muy ligero. O a lo mejor sólo cierro los ojos por necesidad, porque hoy tengo clases de historia del español y es justo y necesario cerrar los ojos. 5:20am, parpadeo, pienso en esas cosas, pienso mejor, la almohada siempre es la mejor opción, sigo confundida. Estar confundida es lo de hoy, me imagino a todas esas mujercitas que prueban el mismo sexo, una que otra droga psicotrópica, unos que buscan el amor en el pasado. De eso estamos hechos hoy, así como filósofos dicen que en esta era somos lo que tenemos, bueno yo digo que en esta era la confusión sobra en las puertas. Filosofos: ¿Y si yo no tengo nada? Tons no soy, a lo mejor ni estoy (que supongo no es lo mismo)
Maximiliano está en la radio (87.9 UANL) porque El gato raro apenas regresa del DF, lo extraño. Porque él me ánima las mañanas, también Maximiliano, pero hoy se propuso un playlist para las "lluvias" y estás lluvias que comenzaron en el peor momento, qué le hace uno. De todas manera me gusta Maximiliano porque es todo perfecto. Como debe ser.
Ya ni estoy triste, sólo estoy en estado apático y lloroso. Y lloro porque cuando quiero llorar no lloro, entonces sólo me quedan las muy mañanas o las muy noches porque si no que oso, de verdad andar haciendo el ridículo en la calle, en el 218 o frente a mis papas. O frente a ustedes.
Nadie me verá llorar, punto. (así se llama la novela de Cristina Rivera Garza y nada tiene que ver con esto)
Entonces ya me voy a la escuela, tengo una clase bien entretenida. Además si lloro en clase de Ruth será por Ruth no por otra cosa.



No hay comentarios:

La ansiedad perfecta

se quiere, no se sabe muy bien qué y no hay en este sentimiento abandono, debilidad, languidez: es la ansiedad perfecta Daniel Sa...