jueves, 27 de agosto de 2009

Venta

Los gigantes de hielo

Luis Alberto de Cuenca


Cuando me encontraste en las tierras
de los gigantes de hielo:
era verano.

Y amaba soñar que soñaba
mientras mis párpados
(en el instante preciso en dónde
la noche los pintaba)
se ensuciaban en cansancio

Atados a la circustancia,
eran los esclavos
de un Reino adueñado
de nervios y suturas.

Eran, tal vez,
un relicario aburrido
(repeticiones de noche
y austeridad de día)

En verano:
los gigantes de hielo
te dejaron llevarme
Y me hice la dormida.

1 comentario:

Eduardo Arredondo dijo...

Los gigantes de hielo con el calorón de monterrey serían pigmeos

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...