jueves, 27 de agosto de 2009

Venta

Los gigantes de hielo

Luis Alberto de Cuenca


Cuando me encontraste en las tierras
de los gigantes de hielo:
era verano.

Y amaba soñar que soñaba
mientras mis párpados
(en el instante preciso en dónde
la noche los pintaba)
se ensuciaban en cansancio

Atados a la circustancia,
eran los esclavos
de un Reino adueñado
de nervios y suturas.

Eran, tal vez,
un relicario aburrido
(repeticiones de noche
y austeridad de día)

En verano:
los gigantes de hielo
te dejaron llevarme
Y me hice la dormida.

1 comentario:

Eduardo Arredondo dijo...

Los gigantes de hielo con el calorón de monterrey serían pigmeos

Adiós a la serotonina

Quisiera no haberte escrito poemas feos si como quiera te ibas a ir.