lunes, 31 de agosto de 2009

En busca de Klingsor (fragmento)

- ¿Y qué le garantiza que esa búsqueda interminable no lo lleve al desamor? ¿O que le haga darse cuenta de que en realidad no ama, o de que ama a otro?
Bacon Reflexionó un segundo.
- Vale la pena correr el riesgo. Es doloroso, pero a veces el amor se acaba o se consume precisamente porque los involucrados en él no han sido capaces de seguirlo buscando, como al principio. Sólo cuando uno tiene algo (en el sentido de ser su propietario, su dueño) puede perderlo.
- Eso es espantoso - se escandalizó Irene -. ¿quién nos puede asegurar, así, que quien nos ama no nos está engañando o que nosotros no engañamos a quien creemos amar?
- ¡Nadie! -la voz de Bacon se elevó con un grito-. Esto es lo más importante. Confiamos en el otro y, más todavía, en nuestra propia intuición. Todo se esconde en la confianza. ¿Qué es la confianza sino la posibilidad de creer en el otro, aunque sin la certeza de que nos diga la verdad? De cualquier modo, siempre ocurre así. Hay que ser realistas, Irene: nunca podemos estar completamente seguros de los demás. Nunca.
- Me parece horrible. Suena como si el amor sólo fuese un juego entre dos personas. Cada una trata de sacar ventaja de la otra y a la inversa.
- Una definición perfecta. Sólo que el del amor es un juego en el cual, a la larga, no hay vencedores ni vencidos. Lo único que puede ocurrir es que uno decida no jugar más, y entonces todo se acaba.
- ¿Y cómo podemos saber si el otro sigue interesado en jugar?
- No es difícil, Irene. Hay cientos de signos en todas partes. Cientos de pruebas que nos invitan a que las interpretemos. Actos externos que debemos asociar a una correspondiente carga afectiva - Bacon tomó una servilleta y se la llevó a los labios-. Una carta de amor, una conversación, un flirteo, una cita, una venganza, un ataque de celos: cada uno de estos actos no es distinto del movimiento de los peones o los caballos en el ajedrez. Yo digo: "Te amo" Tú respondes "Yo no"...

(Volpi, 205)

1 comentario:

Joy a Secas dijo...

Hola Joy (me gusta cómo lo dices.. por eso me saludo a mí misma en el tono en que me saludas tú.. )

Estoy enferma.. al principio creí que era AH1N1.. pero no, es una infección en la garganta provocada por el régimen alimenticio al que me sometí y a los cambios bruscos de temperatura..(maldito Willie el de la biblioteca... hace mucho frío allí..) bueno.. el caso es que no iré a la escuela..

Bueno.. estaba leyendote y me dieron ganas de hablar contigo..
Te hubiera invitado a ver películas si no hubiera existido la posibilidad de contagiarte...

No puedo besar a Reynaldo.. y eso siempre es un gran drama..

Besos..
Sigo leyéndote..

Adiós a la serotonina

Quisiera no haberte escrito poemas feos si como quiera te ibas a ir.