viernes, 3 de julio de 2009

Equis

Estaba platicando con Ayax (aka Chico Robot) sobre sus aventuras en el D.F. y sobre el por qué estaba allá y no acá estudiando periodismo. Entonces, le platiqué lo que pasaba en la Facultad (sobre la lucha de egos y esas cosas) Y pues me quedé pensando en eso de los intelectuales y en el desperdicio de las materias de la carrera de letras, de filosofía, de sociología... bla bla bla. Le dije que a mi me aburría mucho eso de los intelectuales porque siempre creen saberlo todo y en realidad son incapaces para funcionar socialmente; son aburridos, molestos, criticones y poco simpáticos (muchos de ellos con rostro desfigurado por el desequilibrio: feos) creen que traen la verdad en la boca y siempre uno escribe peor que ellos. Las divinas garzas.


Por eso creo que personas como yo no somos de su agrado, esto, últimadamente me tiene sin cuidado, es normal que una persona como yo (bonita, simpática y narcisista) sea lo peor que se les puede poner en frente. Podrán decir que soy tonta, cursi, que escribo mal y que hablo mal. Que este blog apesta y que mi vida es de color rosa. Uy uy.

Se me ocurre algo de Cortazar:
Y me gusta, y soy terriblemente feliz en mi infierno, y escribo. Vivo y escribo amenazado por esa lateralidad, por ese paralaje verdadero, por estar siempre un poco más a la izquierda o más al fondo del lugar donde se debería estar para que todo cuajara satisfactoriamente en un día más de vida sin conflictos.



En fin, como Ayax y yo somos bien chidos, llegamos a la conclusión que la gente que piense que no somos chidos se pueden ir mucho a la chingada, con el perdón de nuestro vocabulario poco "intelectual".

3 comentarios:

el aguij�n del moscard�n diesel dijo...

es la historia de nunca acabar, pero son ellos justamente los que la hacen mas divertida cuando el triunfo toque a tu puerta

Acidita dijo...

Bah! así mismito pienso yop

Anónimo dijo...

La arrogancia palpable en este post es soprendente, alivianate, deja de tomarte demasiado en serio.

Si te subes al pedestal el unico lugar a donde puedes ir despues de ahi es hacia abajo, asi que te recomiendo una pizca de humildad todas las mañanas para controlar esa alienación individualista con aires de superioridad que es tan común en nosotros los seres humanos. Un saludo.

La ansiedad perfecta

se quiere, no se sabe muy bien qué y no hay en este sentimiento abandono, debilidad, languidez: es la ansiedad perfecta Daniel Sa...