viernes, 8 de mayo de 2009


Sé que te mentí diciendo que iba a dejar al "bizco" de Julio. Dije que Rayuelita estaba ya escondida debajo del colchón y que ella ya disfrutaba de los calores que este le trajera. Pero bichito, no puedo dejar de decir bichito. Y tenerte una carta de amor a dos cuadras de distancia de con mi abuela. La cuadras me aburren. Pero las cartas de Cortazar no.

El amor me aburre.

Me aburre el calor, el calor en filosofía, los Tigres y la tristeza-enojo por ellos. Me aburre tener que explicarle a Francisco sobre mis tésis (Porque me habla de términos que me son indiferentes) Me aburre la terquedad y los tormentos. Me aburren las drogas, los libros de crítica literaria, el facebook. Me aburre escribir de amor y tristezas. Me aburren los pantalones y los cabellos largos. Me aburre vivir en mi casa (por eso opto con mi abuela) Me aburre la Influenza y los tapabocas.

Me aburren todos menos: bichito (A pesar de la monotonía de la voz de cuentachistes), a pesar que me quite mis boyos y se asombre como loco de las coincidencias. Casualidades. Pero a veces creo (que al igual que yo) somos aquel Horacio Oliveira que busca el terrón de azucar como loco (Talita, Traveler, T, t , t , t) que busca la T. O la "a". O todo el abecedario.

¡ah! Bichito, olvidé que hablaba en segunda persona. No escondí Rayuela. En realidad es mi objeto favorito desde hace tiempo. Con ella leo el futuro. (Eso que hacen los de letras con el arte poética o ¿arte retórica? de Aristóteles cuando el alcohol) De repente, cuando me siento contenta la abro y con capricho veo mi presente exacto. A veces también leo poesía. (como buena romanticona) y me encuentro siempre con Julio. Me da vueltas. Me doy vueltas.




4 comentarios:

Juan Calavera dijo...

uy si...

espantapájaros dijo...

yo tampoco lo podría esconder

ufano dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=fbMa4MGFCOg&

El Nausea dijo...

Andate a ver las fotos que conseguí de cierto club de la pelea.

¿Te acuerdas que nos queríamos mucho?

¿Y nos burlábamos de nosotros mismos por querernos mucho? Y pensábamos, va, vamos a querernos mucho para romper este mundo. Rompe...