sábado, 16 de mayo de 2009

Chiquita's song

El otro día estaba pensando que realmente yo no parecía yo. Sinceramente a veces me da por pensar que no concuerdo en nada con el perfil del Colegio de Letras. Y no me refiero al Perfil al que se pretende llegar por medio de esos nuevos programas, no, me refiero a que soy bien diferente a mis compañeros del colegio. Y a veces me da tristeza (Más felicidad) Pero eso me recuerda también que a lo mejor el talento se da en otras personas. Pero ya no quiero hablar de eso. Ya suficiente tengo con quejarme de cosas tontas.

Ya ustedes se imaginarán porque demonios soy muy diferente a mis compañeros de Letras, incluyendo el talento ficticio que me acompaña. O esta ebriedad de vivir en no sé que sueños.

Bueno, antier fui a recoger mi "finiquito" de la peor empresa del mundo y me dieron una escupida. Con eso quiero comprarme otra cámara. Y muchos muchos discos. A propósito de las cámaras, también sé que no tengo talento para captar el preciso momento en que se despierta el tiempo, pero me gusta tomar fotos. Me relaja.

Ayer estaba viendo unas fotografías perdidas del castillo de Chapultepec. Y las subí a Flick y ya.

Esto no es un diario.

Estas últimas entradas están perdiendo sentido. Como que sólo busco quejarme por algo, sólo porque en este momento de mi recorrido universal estoy equilibrada.

Deberían leer blogs más literarios, les voy a pasar los blogs de mis compañeros de Letras; mientras tanto:




Cariño, soy yo la que pretende abordar el vagón de la cordura,
el instante preciso en que miras el reloj y esperas lluvia.

y canto:


"And all the time, the time, the time, the time, you were there, you were there"
Broken Social Scene


4 comentarios:

Memorias Educadas dijo...

Igual no se trata tanto de encontrarle el sentido a las cosas, ¿no? Si así fuera todo, viviríamos con migraña y malhumorados, así como yo en estos días. Y de repente sentimos que perdemos el camino de nuestros pasos, y nos deja con la duda de que si tuvimos uno o el demonio con su cola nos lo fue robando, pero así son los placeres, culposos, que nos dejan la sensación de estar haciendo algo malo aunque nos guste.
Y no te apures, en general nadie entra en los perfiles de esa Facultad. Son más bien requisitos que algún maestro quiso poner para sentirse más acá. Preocúpate el día que empieces a encajar.

Memorias Educadas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Edgar dijo...

Si, qué pasa? Esta entrada no me gustó para nada. :( Yo no quiero leer a tus amigos, quiero leerte a ti!

jehurípides dijo...

oh, temo decirte que eres tan "de letras" como cualquiera de nosotros.

La ansiedad perfecta

se quiere, no se sabe muy bien qué y no hay en este sentimiento abandono, debilidad, languidez: es la ansiedad perfecta Daniel Sa...