sábado, 4 de abril de 2009

Putita que sigue la luna



Cuando era pequeña mi mamá me obligaba a acompañar a mi padre a sus "partidos" de fútbol. Era su espía. Ahora por su culpa, los viernes van de la mano de cerveza, guitarras y hombres. (Este enunciado no es lo que parece)

¡Vamos a acampar!

1 comentario:

espantapájaros dijo...

hahahahahahahahhaha, encuentro este post altamente divertido

Cada vez me quiero más por eso te doy miedo

Te da miedo cuando digo que sí cuando te miro en directo cuando me chupo los dedos cuando bailo sin tu deseo te da miedo que sé decir q...