sábado, 18 de abril de 2009

Mañana será nunca (continuación)

Cuando Alejandra subió al bochito amarillo, todo pareció aclararsele. Y sí era cierto. Regino formaba parte de la compañia en la vida. Así de insensible. Entonces recordó

"No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.”

Entendía que: si media el tiempo en cigarrillos, el tiempo se les venía esfumando cada vez más rápido. Y sí él seguía con esa manera tonta de ver la vida. Los cigarrillos serían cada día más cortos. Pero era él que hacía que recordara lo no recordable. Como esas canciones de los 90's que tanto odiaba pero no olvidaba. Había veces que escuchaban todo el día Blink 182, Linkin Park, Creed y terminaban con los Backstreet boys. Entonces, sintió tristeza. Ese presentimiento que venía acercandosele desde que lo hizo esperar 4 cigarros se incrementó. Una de dos: O estaba embarazada o ya no lo quería. Ambas eran completamente irracionales. Ambas no las esperaba.

- Tú tienes la culpa, Blink 182 se me hace tan adolescente. Y ya no somos adolescentes ¿sabes? Como cuando me dijiste que era tu universo y yo reí mucho porque estabas con aquella gringa que poco sabía de español. Tú sabías poco inglés también. Y cuando los conocí pensé que tal vez su comunicación era bastante sexual. Y me diste ganas.

- Te di ganas. ¿Sólo eso?

- No te hagas el que me amaste desde el principio. También me tenías ganas, pero no querías dejar a la gringa porque todos tus amigos decían que estaba bien buena. Y tú que eras bien creído les hacías caso, te gustaba andar con la gringa para todos lados. Como si fuera amuleto de la suerte. La pobrecita no se daba cuenta de lo que implicaba todas nuestras conversaciones en frente de ella. ¿Ella tocaba la guitarra no?

- Sí, la conocí en una de esas tocadas punk que hacía Memo. Malditas tocadas locas de Memo,, estabas tú una vez. Y estabas loca por mi primo. Estabas loca siempre, pero también con él y en él. ¿A poco crees que no me contó?

- Lo que hice con Horacio fue algo que debía saberse. De hecho no me importa lo que piensen todos. Horacio era lo suficientemente bueno en la cama como para que me importara un comino lo que dijeran los demás de mis actos de locura. Además, esos de los músicos...y estaba deprimida.

- Eras una adolescente deprimida. Eso es normal. Tenías odio por todas partes. Me gustabas tanto y yo con la gringa en la mano. Eras muy pequeña es eso. Eras un chiquilla rabiosa, eras la amiguita de todos. Te llevaba 6 años y en ese entonces era muy notorio.

- Como si alguna vez el maduro de la relación fuiste tú. No sé Regino. Ya me cansé de medir el tiempo en cigarros, de cortarme el pelo por tu culpa,de recordar a la gringa y a Horacio. esperaste tanto tiempo que hasta amiga de la gringa me hice, y de Horacio, y de tus amigos y tú mi amigo. Y era lo mejor ¿sabes? Como si las ganas se fueron acumulando hasta aquella noche de Idioteque Y Radiohead.

El bochito amarillo entró a la carretera y se detuvo. Regino le señaló los baños públicos a Alejandra y le dijo que esperara. Alejandra prendió un cigarro.

1 comentario:

nano dijo...

.:.

cómo vas a decir que no te sientes lo suficientemente buena para creertelo???

escribes de puta madre, tienes una fluides admirable y cuentas lo que quieres como lo quieres y para rematar nos los haces creer...

además, de donde salen estas joyas?:

"...Como si las ganas se fueron acumulando hasta aquella noche de Idioteque Y Radiohead."

nos seguiremos leyendo...

.:.

Asertividad

A ver, así al chile ya dime si vas a querer o se lo echamos a los perros que se lo traguen todito que se embriaguen en él y se re...