viernes, 24 de abril de 2009

II

Siempre espero ser una palabra feliz
regodearte de sonrisas
y darte paseos por el subterráneo.
Revelarte mi vida y mis fábulas
decirte –de aquí soy y aquí me quedo-
Contigo o sin ti
porque sin ti, soy también contigo
Y conmigo soy todos los días
haciéndole interrogativas a las sombras que cargo a cuestas
conmigo te contaría palabras
y las palabras te mostrarían los versos
aquellos que sin más se tienden al sol
esperando la insolación de un abril lleno de frío.
Por eso mismo esperaba nombrarte
hacerte abril como cuando marzo
hacerte palabra, una más de mis cuantas,

intensa y extensa.

1 comentario:

Eduardo Arredondo dijo...

recuerda, que chinguen asu madre

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.