lunes, 6 de abril de 2009

Dime sólo

dime sólo por qué
la ridícula posición
a la que me condenas
aleteante la nariz
briosa grupa de todas las noches
humedad en el alba
no saber ya sino de ti
apergaminada
de tantos soles
y lluvias de espera
para ahora decirme
que soy tu mujer
que no te espere


Leticia S. Herrera.

No hay comentarios:

Escritura automática sobre el amor culero que te tengo

Dicen mis amigos que en realidad no me gustas tanto,  que no estoy enamorada,  que es sólo una obsesión,  una necedad,  una chiflazón...