lunes, 6 de abril de 2009

Dime sólo

dime sólo por qué
la ridícula posición
a la que me condenas
aleteante la nariz
briosa grupa de todas las noches
humedad en el alba
no saber ya sino de ti
apergaminada
de tantos soles
y lluvias de espera
para ahora decirme
que soy tu mujer
que no te espere


Leticia S. Herrera.

No hay comentarios:

En el tren de camas pequeñas

Aunque te vayas lejos: eres de quien recuerdas en el tren. una historia contada en secreto de quien te pidió fueras a su casa a mitad de ...