lunes, 6 de abril de 2009

Dime sólo

dime sólo por qué
la ridícula posición
a la que me condenas
aleteante la nariz
briosa grupa de todas las noches
humedad en el alba
no saber ya sino de ti
apergaminada
de tantos soles
y lluvias de espera
para ahora decirme
que soy tu mujer
que no te espere


Leticia S. Herrera.

No hay comentarios:

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...