miércoles, 11 de febrero de 2009

Riumas


Quiero dos piernas normales

que caminen cuando les diga
que corran cuando sospechen

(que me muero de miedo y verguenza)

Que se vayan por debajo de todo
que conozcan caminos nunca desenterrados.

unas reinas del baile y el polvo


Aquellas de sabiduría
que se enreden con las piernas de otro.





2 comentarios:

El Nausea dijo...

Hago mi comentario, pero no estoy bajo juramento, mis comentarios siempre son importantes, incluso los menos, tratan de no serlo, aun que nadie les reconoce como es debido.

Me acordé de "Ritual de mis piernas" de Pablo y de otra chilena que quiero mucho...

"con ellos anduve, ciudades y charcos, playas y desiertos, montañas y llanos, y la casa tuya tu calle y tu patio."

Al final, tus piernas son iguales a todas las piernas, la bipedía nos iguala un poco, nos hace un grupo compacto bien diferenciado de artoprodos, rastreros, tripiés y rodantes. Yo como Girondo prefiero a las que saben volar, las demás pierden el tiempo, a menos que sepan llevar unos tacones...

señorelefante dijo...

Yo como Girondo prefiero blua bla bla bluaagrrgqjwdo`wufdlñmcofsdfd vdjof jgoplgvgbrofgbko`rmjehofj vmfdlhjpofrjky


soy un comentario lleno de poesía barata

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.