domingo, 15 de febrero de 2009

Lua (What’s so simple in the moonlight, by the morning is so complicated)




Cuando presentía que en mi llamada anónima,
identificarías mi respiración y mi silencio

marcaba tu numero telefónico y no hablaba,
y pensaba que del otro lado tu voz diría,
no te preocupes yo también te quiero.
Armando Alanís Pulido



A mi ni me gusta tanto. Hay una personaje de una novela llamada Vida conyugal de Sergio Pitol. Una mujer de nombre Jacqueline Cascorró. Me divierte pensar que soy una mujer racional que los fines de semana se convierte en Jacqueline Cascorró. Si que era pendeja la mujer. Entonces que marqué. Y de inmediato Armando Alanís y ese párrafo. Ahora me da vueltas. Me duele la cabeza. El corazón. Y las muelas. Entonces me pinté de rojo las uñas de las manos y pensé en el 14 de febrero y en lo poco original que soy. Llamando un 14 de febrero. En conmemoración hoy me pinto las uñas e ignoro la jaqueca mientras mi papá me dice que un hombre llamó a su celular preguntando por una llamada. No os preocupeis, mi papá sí es un hombre inteligente y contestó: Lo siento, marqué un número incorrecto. Entonces ahora mi padre me invita al cine y no toca más el tema, sabe que quiero mantener mi nombre en anonimato, sabe que los fines de semana soy Jacqueline Cascorró.

4 comentarios:

señorelefante dijo...

mi papá piensa que soy harry potter

señorelefante dijo...

naaah no es cierto

mi papá no ha leído a harry potter



y yo tampoco

El Nausea dijo...

Yo quiero ser otro, un fin de semana.

Jacinto Chiclana, por ejemplo.

espantapájaros dijo...

yo de a ratos e sido Horacio Oliveira y de a ratos Juan, el de 62

Los personajes de Cortázar se las traen conmigo

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.