martes, 2 de diciembre de 2008

Cuando viajes a París en mi maleta...

Mon Cher équilibre:

Estoy frente a este mágico frío navideño que, a decir verdad, me deprime hasta los huesos y me recuerda solamente a comerciales de refrescos.

Eso no tiene caso de ser recordado, pronto salgo a París. Con la emoción en mis pestañas que mis ojos se agrandan con la misma palabra,quería recordarte una cosa: Cuando viajes en mi maleta a París y juntos, tomados de las manos, salgamos del hotel y vayamos al Louvre, te voy a querer tanto frente a la Mona Lisa, frente a los Rembrants y los Goya. Y sé que te morirás de la pena... ¡Pero si es París querido!

Sé también que disfrutarás los sonidos del acordeón y nos veremos tremendamente turísticos esperando una de Yann Tiersen.

Pero, dime ya corazón ¿cuándo es que la dejas? No es que deba preocuparme, ambos sabemos que es un amor contento, una liga al pasado. Debe haber un rinconcito de ti que la ama con locura. Pero ya me has dicho muchas veces, que no, que no, y yo, yo te creo.

Además yo te llevo a París, y a mis sueños y a mis arranques de histeria. Ella es aburrida y sabionda, ella sabe cosas es cierto, pero yo, yo te entrego cosas, así de simple. Aunque cosas es una palabra tan fea y tan nopoética. Lo que yo te entrego va más allá de nuestras lecturas de madrugada, después de hacer el amor, mientras te cito a Sartre o a Camus. Hasta parece que estamos empeñados en hablarnos en un francés feroz, y es que en tu boca, en tu boca yo puedo para eternidades.

Me has dicho que no, que ya la dejas y yo, yo te creo...



Es París amor, amor París. Y él nos espera.

Te ama con toda su alma:


1 comentario:

Lalo dijo...

lo bueno de ser pequeño es que no batallaré viajar a Paris en una maleta

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.