viernes, 21 de noviembre de 2008

Hacer siempre lo incorrecto es una forma de acertar

No hay crisis de identidad, sino problemas de astucia. Detrás de tus anteojos y esa canción que silvas todos los días; pretendes encontrarte como una adolescente "intelectual" e "institucional". Adolescente tardia, entonas tu voz para comenzar a hablar de Sartre, Camus, Simone, Borges, Eco, Cortazar. Bien que saboreas tu lengua "astuta" mientras disfrutas mirar con discreción tus pensamientos, hablar de ellos. Escribes por las tardes esperando que la poesía y tus personajes te hagan la vida más entretenida. Al chile que eres bien intelectual, casi casi bohemia; ebria por las noches, viernes de bares tardíos, llegadas en vivo al trabajo, sabados tocando piano. "Canción para Elisa". y tecladito para la banda. Te pones asi de peda nada más sí. ¿no? Bien bohemia que te crees ¿no?. Ebria hasta que pierdes ideas de revolución social, disolusión social, música social. ¿A poco no Radiohead es la mera buena onda? ["Pero no lloro por ti... lloro por las hojas que se caen en el otoño"] Ahora bien, hagamos el recuento. Mañana Fría, trabajo, libros, La Soledad de José Arcadio Buendía, Invierno al calor de un infierno, y Sergio Pitol con su estúpido y fatídico dialogo de Jaqueline Cascorro: se dejó poseer por un pensamiento que la visitaría de manera intermitente, convirtiendola, y ya para siempre, en una mujer de muy malas ideas... Pésima ideas. Ahora que dices, piensas, sabes, te arrepientes: "i don't wanna be your friend I just wanna be your lover, no matter how it ends no matter how it starts." O M G. Yo no soy nadie para hablar de tus crisis "identiticas" pero sé que te arrepientes de cosas y no le dices a nadie, porque eres más miedosa, que mi perra perseguida por un gato.

No hay comentarios:

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.