sábado, 12 de julio de 2008

Que Alejandra no se pierda en la llanura

Que la casa de todos me brinde seguridad porque ya no me quiero pasar 8 horas a lado de mi hermano. En realidad si quiero, pero no quiero que hable más de Spiderman. También quiero ver la carretera, pero sé que eso tampoco les importa. No. Ni modo no me voy a salir a la carretera. Igual y es bueno para todos porque en una de esas me aventaba del carro a 180 km/h y me perdía en la estúpida y hermosa llanura de los lugares bajos de Nuevo León.

Entonces no me voy; me quedo con mis altibajos y mi manera sofisticada de buscar excusas ante las salidas nocturnas en Monterrey. Me quedo con lo único bueno que me queda estos días: mis libros y mi fascinación por ellos. Que al cabo ellos me brindan todo lo que busco en estos mendigos días.

Quiero aclarar que esto no pretende convertirse en un diario por la red (que miedo que lo sentimientos queden airados por estos rumbos) porque luego me llegan reclamos y cosas que escribí y quise decir.

La verdad la mayoría de las veces sí las quise decir y mucho. (Que contradictoria soy!!!)

Es mi única salida.



I'll wait for you there like a stone, i'll wait for you there aloooneeee



So.. my issues are very close to me these fucking days. I'm goig to get a fucking job and I'm going to come out ...

whatever. Forget it.


In past days somebody told me: 'Just follow your heart' así que debo tomar en cuenta el consejo de un casi desconocido. hacerlo y quitarme las pesadas dudas woa!


Mientras tanto me desquito con 1984 y George Orwell, con un sonido como 'like a stone' de Audiostave o cualquier rola de ellos.... Be yourself is only you can do?..


Me pregunto si mi madre comprende que es imposible decir mentiras cuando estas enamorada.


1 comentario:

jehurípides dijo...

hola alejandra


escribes muy bien, es padre leerte.

aunque eso de partes en inglés o en fránces o en arameo

como que a uno que es ignorante de las lenguas, lo deja con un signo de interrogación en la cara.

jeje


saludos!

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.