domingo, 11 de mayo de 2008

lo obtuso, la idiotez, la deformidad física

Me dicen que todos somos objetos de arte

y en mis tareas de medianoche

me propongo una o dos vueltas a la esquina

al teléfono,

para decirle-pedirle

como un artista indignado

ante su objeto obtuso

sin descifrar.

que vuelva al cuerpo que es.

volverse objeto de arte es la compensación del autor,

que observa sin detenerse

como crecen las horas

y los días


sin poder volver a ser normal

y fuerte

como siempre pretende.

No hay comentarios:

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.