lunes, 21 de abril de 2008

Vuelves

Dos cosas pasaron por mi cabeza aquella tarde.

y aquellas noches.

Tú, como aquel que pretende volver salvador
como hijo pródigo, que acabó con sus cabezas de ganado
cabezas liberadas y anotaciones en otras camas.

Tú como aquel que aprendió
el arte de amar y ser amado
fuera de pastillas y mujeres,
amandote tanto, en tu soledad y levedad.

Aquella tarde y aquellas noches pasaron.
Ahora, ahora es tan tarde que ni el sol amanece

No hay comentarios:

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.