domingo, 20 de abril de 2008

Mis Ojos Brillosos

¿Se me aparecerá Conor Oberst este viernes?

Esperemos que el señor Dios, amo y señor de todo lo impredecible y predecible y amigo de los adoradores de la buena música, me brinde la oportunidad de escucharlos en vivo... a menos que desde su trono todopoderoso no escuche que acá en la tierra nos compra el dinero y otras excentricidades y aquellos que vivimos de pan y de libros siempre parecemos seres marginados (por no decir pobres, pobres)...

Dios, amo de los cangrejos... amos de los sónidos de la boca... amo de cosas normales, no de mi que estoy muy rara, consigueme el boleto, en realidad dineros...

cof cof...

Yo creo que empezaré por vender mi cuerpo.

Aunque, no en piezas por que si no, no sacaré ni madres, soy tan chiquitita que ni pa'l taco alcanza.

Sé que desde el futuro incierto me espera una visita al Café Iguana, el futuro viernes, con dos cervezas (ups) bien frías y este hombrecito con voz llorona y diferente, filósofo y distinguido en sus letras que me tocan el corazón...

te veré Conor Oberst, me cueste lo que me cueste...

No hay comentarios:

Euforia

Estoy en un estado poco constante que le llaman felicidad. No me quiero mover. Como cuando un gato te elige te observa y se sienta en t...