domingo, 9 de marzo de 2008

Noctámbula

Ahí soy otra que me perdigue
y me persigo por que soy otra
predicando: persiganme que soy otra.
como cualquiera, como la de la esquina.

yo sé.
que cuando somos otros nos persegumios
como perros rabiosos a su cola larga

1 comentario:

Jesús Mtz dijo...

El tiempo es arena en tus manos, quizas sera algo que nunca sentiras.

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.