jueves, 6 de diciembre de 2007

Tarde en casa


Uno a veces reniega por que no hay Zucaritas en la alacena y de paso piensa en el tiempo perdido y en los sentimientos gastados (que se renuevan) y, como digo, uno reniega.
Yo me canso de renegar por eso admito que suelo estar contenta y sola. Entre todo esto, la felicidad de una tarde sola entre libros y anhelos es bueno. Recuerdas, ves algo de futbol y reeles a Milan Kundera... lo malo llega cuando no hay de comer y te das cuenta que ya no hay Zucaritas.

No hay comentarios:

Escritura automática sobre el amor culero que te tengo

Dicen mis amigos que en realidad no me gustas tanto,  que no estoy enamorada,  que es sólo una obsesión,  una necedad,  una chiflazón...