viernes, 28 de diciembre de 2007

Pokar

Tengo ganas de recoger la casa, a instancias de todo su “Full”

Tengo ganas de recoger tus labios, ponerlos en adobe
Para acabarnos la noche y las sabias apuestas de nuestros admiradores[Que esperan con ansia que nos robemos los cuerpos*]
Que cortesía la tuya,
Y tus manos en carta,
Para cenar, para comer, para un ratito de esos

“Tetengoganas” Pensé en voz alta,

Supongo que tienes el imperial,


“Ya me chingué”

Que cortesía la tuya
Ni mis leperadas te detienen.

jueves, 27 de diciembre de 2007

Fedro o del amor




Poema # 315

"hoy te lleve conmigo todo el día
y todo el día fue de lluvia"
Andrés Huerta
resultó que mi piel es árida y ajena
cuando le prometo a los hombres un feliz día bajo
la lluvia infrecuente de Monterrey.
¿y tú?
con tu cuerpo (tan de delito)
me evaporas las promesas
y en parpadear desapareces.
vuelve mi marca de Caín
a dejarme desolada
¿y tú?
te vuelves tan de aquí
tan árido monterey desolado

poema # 314

Ser de ti con la música que inventamos al mundo
y en el controno nuestro cristalizar paisajes
Efrían Huerta
que sean suficientes estas palabras que le escribo
o esta música que le toco
entre silencios y rapsodias
que sea suficiente mi cuerpo
estremecido de sonatas.
para ser de ti.
como esas tardes de abril
donde ni la lluvia nos detenia.

Aprendiz

"El amor erótico: el anhelo de fusión completa,
de unión con una única otra persona.
Por su propia naturaleza es esclusivoy no universal;
es también, quizá la forma más engañosa que existe"

Erich Fromm


Por eso, estas etapas de equilibrio, de tranquilidad amorosa, a mi me hacen muy bien. Uno comienza a tomar en cuenta esas palabras sabias de Erich Fromm y a analizar realmente lo que se puede llegar a sentir por uno mismo y el objeto amado (no hay prisas).

Mario Benedetti dice una cosa muy curiosa: "la soledad es un homenaje al projimo y, en el 50% de los casos a la projima" obviamente, el amor es real, es una necesidad humana sin igual y un todo, pero para empezar a formar esa necesidad amorosa se necesitan ciertos conocimientos y ciertas practicas que no se nos dan como si nada, uno tiene que practicar, tiene que llorar, tiene que sentir, anhelar de vez en cuando para que nuestros pequeños conocimientos amorosos se nos disparen.

Estaba pensando en las canciones más cursis, en esas de Air Supply o Floricienta o en las películas ridiculamente hechas para visualizarnos en esas realiones amorososas tormentosas o no; es que uno también puede aprender en cabeza ajena o ¿no?

Yo mantengo negación a los satélites "amorosos" que me dan vueltas como homenaje al projimo, y a mi misma (aunque no lo crean) es que todavía no estoy segura de poder convertirme en un objeto amoroso o incluso poder amar a mi capacidad máxima, ¿por qué que tal si he estado mantiendo esa capacidad en su nivel bajo y ese nivel bajo me ha dejado tan herida (¿?)

Mientras tanto debo soportar los cometarios de hombres y mujeres que intentan forzar al destino, (aunque yo se que no lo hay) es decir, esta descisión yo la tomé y yo me responzabilizo por ella. Qué ridiculos aquellos que aún no han entendido que lo que pretendo es dominar un arte que poco conozco... después todo será intuición.

Además mientras más me dicen que ya es hora más me tardo... que esto, que aquello, que nada más ando de reventón, que no tomo a nadie en serio, que ya ande con uno, que se me va a ir, que no se me hizo, que ya lo aburrí, que soy una mujer muy "libre" (puta)... gente de poca fe, el que quiere se espera, el que no pues, no, yo sólo tengo 19 años y aprendo lo que de se debe aprender, he tomado esta descisiòn, así como tomaré la otra descisión:



"El amor debe ser esencialmente un acto de la voluntad, de decisión de dedicar toda nuestra vida a la de la otra persona... Se pasa así por alto un importante factor del amor erótico, el de la voluntad. Amar a alguien no es meramente un sentimiento poderoso -es una decisión, es un juicio, es una promesa-. Si el amor no fuera más que un sentimiento, no existirían bases para la promesa de amarse eternamente."
Erich Fromm

viernes, 21 de diciembre de 2007

And I go back to black

Dominamos sólo ciertos sentimientos: las ganas de gritarle a todos, de golpear, de sonreírle a un chico desconocido en el metro de Universidad, de preguntar si acaso alguien realmente toma en serio tus hipótesis y explicaciones (hablando de mi caso por supuesto) por que hay gente que hace esas cosas sin preocupación (Grita, golpea y le sonríe adecuadamente a al chico desconocido y atractivo de metro) digo dominamos, por que existen más que esos banales sentimientos...

quiero decir, pongamos el ejemplo algún joven X que se encuentra en una situación “acalorada” con su novia virginal, él retiene ciertos impulsos para lograr que la virginal jovencita no capté que esta situación “acalorada” terminará probablemente con el adjetivo calificativo que le estoy dando. Retiene, luego por a poco va sacando ese “sentimiento” con palabras de confianza y respeto, y demás cosas que se acostumbran hasta que (si la novia ha tomado en cuenta al pobre novio retenido por 2 años) saqué el más importante.
¡Bah! Esta situación suena muy inusual, casi no pasa, debo poner mejores ejemplos pero Erich Fromm y su arte de amar me dan vueltas en la cabeza.


A lo que quiero llegar con esta manada de sandeces es que de vez en cuando todo regresa, (esas ganas incontenibles) de correr, de llorar, de gritar “un chingatumadre”, de decirle que se detenga que si no ha tomado en cuenta tu corazón, que ya nada podrá ser lo mismo, que sólo se vive una vez, que te debe un par de cervezas… correr, gritar, llorar, huir de la ciudad o de a tiro irte de trotacongresos, bailar una rola de Daft Punk, despertarte en las noches mientras sueñas que llegó lo que esperabas, de llamarle a su número telefónico e invitarlo a tomar un café para mostrarle que “eres bien padre”, de cantar a Selena sin remordimientos, despegarte de los hombres un rato y volverte marica el resto de tu vida. ¿Por qué? Porque nada se puede retener para toda la vida.

De todas maneras uno nunca se conforma y sigue y sigue y sigue y retiene hasta que se queda ebrio de tanta retención y ganas y ríe como pendejo... y grita en silencio.

jueves, 6 de diciembre de 2007

Tarde en casa


Uno a veces reniega por que no hay Zucaritas en la alacena y de paso piensa en el tiempo perdido y en los sentimientos gastados (que se renuevan) y, como digo, uno reniega.
Yo me canso de renegar por eso admito que suelo estar contenta y sola. Entre todo esto, la felicidad de una tarde sola entre libros y anhelos es bueno. Recuerdas, ves algo de futbol y reeles a Milan Kundera... lo malo llega cuando no hay de comer y te das cuenta que ya no hay Zucaritas.

La ansiedad perfecta

se quiere, no se sabe muy bien qué y no hay en este sentimiento abandono, debilidad, languidez: es la ansiedad perfecta Daniel Sa...