domingo, 11 de noviembre de 2007

Sunday Bloody Sunday

Estaba pensando que es bien díficil admitir lo que uno puede sentir, a veces estoy demasiado emocionada y no me explico el por qué de estas circustancias. Mi papá dice que aparte de mariposas en el estómago, tengo palomas violentas en mi cabeza.
Creo que lo secundo.

Lo mejor de todo es que por fin me siento capaz de la iniciativa privada (???) o ¡qué sé yo! esas cosas, iniciar, bla bla bla...

Por otra parte esto del Forum en Monterrey me está pasando por las piernas, ya no supe ni cuándo ni cómo, dónde o por qué. Es que la falta de información en Monterrey anda sobre ruedas y su forma de organizarse está por debajo de ellas; agreguenle a esto el Dengue que o nos da o se nos pega por tanto que lo mencionan; la semana pasada me creí: endengada, porque mis piernas y mi cabeza no me dejaban en paz, pero supongo que lo psicosomático fue el problema.

Lo que pasa es que lo lees por todas partes, en el períodico, lo ves en la tele y te llegan rumores de gente "amigo de un amigo" que ya estiró la pata.

En fin, estas cosas me dan tanta hueva que me alegro de andar en nubes de buena vibra. De cosas que son secretos y así. Por que no lo quiero admitir y mientras no admita esto que me pasa cuando me contacto con él, no hay problema. Todo se pone emocionante, nada mejor que el tiempo al tiempo y entre más deseo verlo más subjetivo y rápido se vuelve

1 comentario:

Juan Carlos Castillo Tanori dijo...

Aguas van que las palomas no se coman a las mariposas.

Un maripocidio.

Así como Tres patines.

Te encontré por aca.

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.