lunes, 12 de noviembre de 2007

Palomas mensajeras

Si quieres, te llevo conmigo cómo dice Chespirito. ¿cómo? preguntas, ¿cómo? en las venas, en el higado, riñones y en cada una de mis glandulas suprarrenales.
Estoy segura que te gusta como se oye...


Resulta que los besos imaginarios cobran vida
desde el Octubre nocturno y acabado.

los monosílabos de mis conversaciones de frente
no ayudan a las palomas de mi cabeza

Porque ya no son sólo mariposas
en este estómago revuelto.


Son palomas blancas, chiquitas y violentas
trepadoras, hacedoras de milagros que trascienden.

D
e
s
c
i
e
n
d
e
n.


Es toda una parvada de jirones sucios en mi cabeza.
De aves sueltas, de libertades excomulgadas.

¡Qué se yo! Que ya es noviembre, hombre. Ya es noviembre y sufro. Del estómago, de la cabeza, de las risas, del encanto, de todo eso. Que no se explica ni se imagina.



No hay comentarios:

Escritura automática sobre el amor culero que te tengo

Dicen mis amigos que en realidad no me gustas tanto,  que no estoy enamorada,  que es sólo una obsesión,  una necedad,  una chiflazón...