domingo, 18 de noviembre de 2007

Date with the sky

Quiero comerme en estos días una nube de algodón, cómo aquella vez que me subí al cielo y no volví.
Aquella tarde deje las puertas abiertas para que lloviera la que lloviera...
Nadie conoce el perfil griego de su tristeza, a veces yo dejé que estuviera aquí para jugar a ser la madre redentora, nada de eso funcionó, él era libre.

No hay comentarios:

Tus últimas palabras

“Tendré que mandar mi ropa a la lavandería”   Fue lo último que dijiste antes de cerrar la puerta.